A comienzos de Marzo de 1945 el General de la Artillería en el OKH había solicitado la asignación de un limitado contingente de material a la Panzerkomission para la fabricación de 90 torretas 'Ostwind' (léase este documento), torretas con las que serían equipados chásis III con el fín de proteger a las unidades de cañones de asalto frente a la aviación aliada. En este documento, redactado el 17 de Marzo de 1945, el General de la Artillería en el OKH, tras la negativa de la Panzerkomission, realiza un último y tímido intento de lograr la aprobación de su solicitud. La finalización de los 18 primeros Flakpanzer III no llegaría a producirse.
General der Artillerie im Oberkommando des Heeres (Ib)

En relación a: Tanques antiaéreos para la Artillería de Asalto


La protección de las brigadas de cañones de asalto frente ataques aéreos es absolutamente necesaria. Debido a que la Artillería de Asalto no puede contar con la asignación de tanques IV antiaéreos y por lo tanto no dispondrá nunca de tanques antiaéreos, ha tenido que encontrarse una solución provisional.

A finales de Noviembre '44 y con el objetivo de impulsar la producción de tanques antiaéreos, se pusieron a disposición 90 chásis III. Las ya finalizadas investigaciones de la escuela de cañones de asalto de Burg confirman que es posible montar la 'lata de galletas' (Keksdose) sobre el chásis del Panzer III.

Las preparaciones tecnicas en la escuela de cañones de asalto han sido finalizadas y en cuanto sean entregadas las torretas (latas de galletas) se podrá iniciar rapidamente la producción de los tanques antiaéreos.

Por decisión de la Panzerkomission y atendiendo a los requisitos del Notprogramm se ha rechazado el contingente para las torretas de los tanques antiaéreos (latas de galletas), tambien los de las 18 torretas que ya se encuentran en proceso de manufacturación.

Se solicita que se apruebe la finalización de las 18 torretas ya en manufacturación así como la asignación del contingente necesario para las 72 torretas restantes.

De esta forma podrían limitarse las pérdidas de cañones de asalto causadas por la aviación enemiga y asegurar así la conservación de la Artillería de Asalto.


Ir a comienzo de página