Notificación del Generalmajor Gustav Harteneck (2.AOK) a sus subordinados datada el 17.6.1942 donde se advierte sobre la extrema escasez de munición existente en frente para cañones anticarro (7,5 cm Pak40) así como para cañones de tanque (7,5 cm KwK40).
El nivel de la producción permite, actualmente y de forma temporal, unicamente un muy reducido suministro de munición para los nuevos cañones anticarro pesados así como cañones de tanques. En los próximos meses, y solo en el mejor de los casos, se logrará suministrar estas armas con un equipamiento básico, en la mayoría de casos incluso menor.

El Führer, conocedor de esta situación, ha ordenado aún y así la entrega a la tropa de estas armas. Incluso con un equipamiento básico de munición, estas armas están llamadas a jugar un papel fundamental en la lucha contra los tanques pesados rusos.

Se ha de hacer entender a la tropa esta directiva. Todo jefe de tropa así como cualquier jefe de batería, ha de entender que a partir de ahora el condicionante para que las armas anticarro pesadas jueguen un papel decisivo, va a ser que solamente sean empleadas contra tanques pesados rusos y solo en aquellos casos en los que a cortas distancias no puedan ser combatidos con cañones anticarro de 5 cm. Es decir, solamente se utilizarán para atacar el frontal del T-34, KW I y II; estos vehículos pueden ser destruidos por sus laterales con el cañón anticarro de 5 cm.

El hábil posicionamiento así como el camuflaje de los cañones anticarro pesados posee una gran importancia. Para mejorar el rendimiento del cañón y en relación a su posición, hay que intentar aprochechar barreras naturales en el terreno que obstaculicen al tanque. De igual forma los vehículos Panzer IV así como cañones de asalto equipados con el cañón KwK 40 deben de adaptarse a la escasez de munición. Hay que tener ademas en cuenta que en los próximos tiempos el Panzer III y el Panzer IV con cañón largo así como los Sturmgeschütz 40 dispondrán de una muy pequeña cifra de munición fragmentaria de alto explosivo (Sprenggranaten).

En la actualidad los cañones anticarro pesados y los tanques y cañones de asalto antes citados podrán ser equipados, dependiendo del modelo, con un equipamiento de munición de entre 70 y 150 proyectiles por cañón; de ellos entre 30 y 50 serán proyectiles de punta perforante (Panzergranaten). Esta equipación básica se irá complementando lentamente y de forma progresiva. Se prohibe realizar solicitudes de munición de forma repetida.

Toda comunicación en referencia a este tema a nivel superior de división solo se producirá en forma oral; esta orden una vez leida deberá de ser destruida.


Ir a comienzo de página