Carta redactada el 2.1.1944 por el comandante del I./PzGrenRgt 66 (13. Pz.Div.), Major Hubertus Hertwig, dirigida al Major von Alten, con quien a juzgar por su duro y crítico contenido sobre la lamentable situación general en el Frente del Este unía una estrecha relación.

Nota:
A pesar del muy crítico y en parte explosivo contenido de esta carta, donde se culpa al 'Alto Mando' de la desesperante situación del Heeresgruppe Süd, el Major Hertwig solicita en una carta posterior al Major von Alten el que entregue este informe al Pz.Offz b. Chef Gen.StdH pues 'quizás pudiera interesarle' y ademas le comunica que ha entregado una copia al 'Inspector General de las Tropas Acorazadas' con el objetivo de que sus experiencias fuesen analizadas por la Sección de Instrucción (extractos de este informe fueron realmente publicados en el 'Nachrichtenblatt der Panzertruppen'). Por sorprendente que parezca el Major Hubertus Hertwig, lejos de sufrir ninguna represalia, sería condecorado el 5.1.1944 con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro (Ritterkreuz des Eisernen Kreuzes). Hertwig caería en combate a la cabeza de su batallón a finales del mismo mes, el 25.01.1944.
Estimado Sr. von Alten!

Debido a que esta noche me encuentro bastante solo en la Compañía Sanitária (Sa.Kp.) así como al hecho de que a mi cabeza le vá algo mejor, voy a empezar a escribir este informe que tengo previsto hacerle llegar a través de personal de permiso. Lo que tengo que comunicar no lo voy a hacer con mucho orden pero eso no importa. Actualmente parezco un indio: la zona izquierda de mi cabeza rapada, en la derecha algunas mechas de mi fino y escaso pelo. Me siento bien. Estoy en nuestra Compañía Sanitária de la División, tengo una habitación para mí solo, recibo casi diariamente visitas y tengo problemas en familiarizarme con la estructura interna de mi Batallón. Mis heridas se están curando bien, he tenido muchísima suerte. En mi cabeza todavía tengo una pequeña esquirla - que se quede ahí! El médico quiere que me quede todavía 8 días en cama pues el levantarme demasiado pronto tras las heridas sufridas podría provocarme dolores de cabeza para muchos años. Mi Batallón, en comparación con otras unidades, está en buen estado, aunque naturalmente se encuentra bastante fundido. Está compuesto por el Estado Mayor, 3 compañías de infantería y 1 compañía pesada. Cada compañía de infantería debería disponer de 21 vehículos semiorugas, si bien disponen solamente de entre 6 - 8 vehículos operativos. Los Jefes de Compañía, exceptuando un buen Jefe de Pelotón, miserables y ademas escasos. Los suboficiales regulares, la tropa y los servícios de suministro buenos. Especialmente deficiente es la situación de vehículos dentro de los servícios de suministro; cada compañía dispone solo de 3 camiones (cocina, equipaje, vehículo taller). Por lo tanto no se puede transportar ni complementar nada. De esta forma se puede entender que un 10 % de los soldados no esté armado, un 50 % no disponga de botas de fieltro y muchos de ellos tampoco de cascos, cinturones y utensilios para comer. Cuando un soldado es herido, como lo atenderá un médico de otra unidad, se lleva consigo todo lo que puede. Cuando se nos envía personal de reemplazo estos llegan sin equipo! De dónde sacarlo? Antes cualquier sargento primero (Hauptfeldwebel) disponía de una pequeña reserva de las cosas más necesarias. Actualmente y debido a los movimientos de retirada, que por cierto transcurren de una forma muy diferente a lo que marcan nuestros bonitos mapas, este suministro se encuentra en manos de los rusos. No se nos suministra nada, pero nada de nada. Desde pan hasta camiones, no se puede conseguir nada. En cada compañía podría disponer de 12 en lugar de 6 vehículos semiorugas, pero no tenemos recambios y tenemos que remolcar los vehículos averiados de un lugar al otro, naturalmente utilizando para ello los vehículos semiorugas todavía operativos y que faltan por lo tanto allí donde se combate. En busca de una rueda mi gente ha recorrido el trayecto desde Saporoshje hasta Odessa - nada! Desde hace 14 días y de forma excepcional nos encontramos en un mismo lugar, por lo que espero que la situación mejore. Aún y así, sin recambios tampoco el mejor mecánico puede hacer nada.

Las operaciones aquí transcurren del siguiente modo: se crea un grupo de combate formado por mi Batallón y componentes acorazados, 10 - 12 tanques, algunos cazacarros, un batallón de artillería y algunos cañones de 2 cm autopropulsados. Este grupo de combate es dirigido por el comandante del regimiento o por mí, hasta ahora siempre por mí, pues la División no podía soportar al comandante del regimiento y forzó su retirada. En 10 días parece ser que enviarán a uno nuevo. Los restantes batallones de la división no son acorazados y luchan a pie. Cuando los rusos atacan a la división de infantería X e Y, me dirijo con mi grupo de combate hacia allí, los destrozo en un contraataque y como no lo puedo mantener, los batallones de infantería de la división ocupan posteriormente el terreno ganado. Entonces el batallón es retirado y refrescado, pues durante el transcurso de estas operaciones sufrimos siempre pérdidas de entre un 50 - 75 %, no pérdidas totales sinó mayormente por efectos de pequeñas averías provocadas por fuego enemigo y por efecto de las marchas. En ocasiones penetramos hasta 20 Km en las líneas rusas y disparando en todas direcciones y desconcertando al enemigo esperamos la llegada de la infantería. Hasta el momento hemos tenido siempre suerte y hemos logrado grandes exitos. Durante el día los ataques son siempre dificiles, especialmente porque nuestra artillería no vale para nada, razón por la que me he convertido en un especialista de los ataques nocturnos, un método que puedo aconsejar al resto de grupos de combate acorazados! Si bien los comandantes de tanques tienen que asomar la cabeza de sus torres, la ventaja es que la artillería rusa no dispara, los cañones anticarro casi nunca y si lo hacen disparan demasiado alto. Al amanecer debe de readoptarse una estructura defensiva y bendecirse! Los rusos, en el ataque y en la retirada, son unos maestros en el movimiento de cañones anticarro. Nuestros contraataques tienen éxito pero sufrimos muchas pérdidas. Los ataques nocturnos son mucho más faciles y conducen al mismo éxito. Al avanzar sobre posiciones enemigas durante la noche es importante que las tripulaciones de los vehículos semiorugas hayan sido entrenadas en lanzar granadas de mano en cualquier trinchera ó agujero, si no lo hacen los nidos de resistencia enemigos dificultan en gran medida el avance posterior de nuestra infantería. El número de equipos de comunicación es muy limitado. Como no disponemos practicamente de equipos de radio tras cada operación estoy ronco. La situación personal de los batallones de infantería de la División es actualmente lamentable: las compañías están formadas por 3 suboficiales y 10 soldados! Mientras la moral de combate en nuestra división acorazada puede denominarse todavía como buena, en las divisiones de infantería es demoledora. Debido a las retiradas han perdido casi todo, están agotados, se encuentran permanentemente en combate y no son reemplazados, no saben lo que és su posición pues la línea del frente varía constantemente. El soldado solo tiene su agujero, sin vigas (aquí no hay madera por ningún lado), no tiene tiendas de campaña y apenas paja. En ese agujero permanece días, semanas, meses, hasta que tiene que retirarse y entonces cava un nuevo agujero. El personal dentro de las compañías es lamentable: la mayoría no son soldados de infantería sino artilleros que han perdido sus cañones y personal procedente de los servícios de suministro: forman grupos perdidos en la primera línea con huecos entre sí de hasta 2 Km de ancho. Todo esto solamente se sostiene gracias a determinantes oficiales y en menor medida a los suboficiales, pues todos los buenos suboficiales han caído ó se han convertido en oficiales. El frente, como actualmente transcurre por aquí en Ucrania, es inviable e imposible de mantener y solamente justificable por Nikopol. Aquí nadie muestra comprensión y se culpa gravemente al Alto Mando de no haber reforzado a tiempo el Dnjepr. El abastecimiento es muy difícil: la alimentación solamente en base de lo que dá la tierra, por lo que apenas existe variación a las legumbres; muy poca grasa; combustible y munición hasta ahora funciona. Los envíos para Navidad y para Año Nuevo han sido muy escasos. El alcohol solo se conoce de oídas, por lo que en Navidad para los oficiales de mi Batallón solo hubo un poquito y solo porque yo lo había ahorrado.

Los tanques rusos son buenos; sus tripulaciones han sido entrenadas un año. La artillería rusa ha mejorado sustancialmente; el infante ruso no vale casi nada: si se les presiona en la masa se dejan matar. Esto es lo bueno de este grupo de combate! Cuando se encuentra uno dentro de sus posiciones y la infantería corre de un lado para otro se les puede aniquilar por completo.

Es vomitivo que aquí solamente haya un ferrocarríl. Esto explica todo sobre el nivél de abastecimiento, pero tambien es una muestra de lo insoportable de la situación. El correo por ejemplo tarda 4 semanas. La última carta que recibí de casa está datada el 6.12.

Hay que reconocer que G. ha mantenido en forma a su división. Aquí muchos podrían aprender de él. Por ejemplo el mantener el suministro, el hacer llegar prendas de invierno hacia el frente, organización de escuadras de caballos Panje, mantenimiento y reparación de carreteras, etc. De estas cosas aquí no se preocupa nadie. Bueno, ahora si que me empieza a doler la cabeza por la luz de la vela.

Cómo se encuentra el Estado Mayor? Cuándo dejará de existir? A pesar de todo recuerdo con añoranza todo lo vivido, si bien aquí empiezo a notar que está llegando el momento de dedicarme a otra cosa. Salude a todos de mi parte. Un fiel beso en la mano a su señora esposa!


Cariñosos y sinceros saludos,
su agradecido Hubertus

Ir a comienzo de página