Extracto de un extenso documento redactado todavía en cautividad por Emil Leeb (ex Jefe del Heereswaffenamt) en 1947 y donde describe de memória y a petición de las autoridades americanas la estructura y el funcionamiento de este Departamento.

Notas:
El documento original del que procede este extracto forma parte de un gran ensayo histórico-militar promovido por la 'Historical Division' del US-Army donde colaboraron un gran número de personas que ocuparon altas posiciones en los diferentes departamentos alemanes de desarrollo de armamento durante la II GM. Una copia de este documento sería publicada en 1958 por una revista mensual sobre armamento.

Si bien este extracto no revela nada importante y ademas contiene varios errores (recuérdese que Leeb se encontraba todavía en cautividad y no tenía acceso a ningún tipo de documentación) si que varios detalles resultan interesantes: A pesar de haber transcurrido dos años desde el final de la guerra Leeb no disimula la mala relación de su Departamento con el que fuese primer Ministro de Armamento y Munición (Fritz Todt) así como con un "ingeniero muy cercano al partido" y al que no cita con nombre (Ferdinand Porsche). Otro punto interesante es la confirmación (véase tambien este documento) de que Hitler a finales de 1941 preveía para el Arma Acorazada en un futuro muy próximo unicamente un papel secundário en el campo de batalla.

[...]




c) Motorización y vehículos acorazados

Motorización:
La motorización se vió muy perjudicada por no haber logrado culminar a tiempo el proceso de estandarización. Este proceso había sido incentivado por el Heereswaffenamt desde hacia mucho tiempo. La reestructuración de las diferentes plantas de fabricación existentes a modelos estándares tampoco se logró llevar a la práctica con la rapidez necesaria. Así por ejemplo el proceso de transición de la producción en una fábrica de una marca de gran nombre hacia la fabricación del Opel de 3 toneladas no se culminó hasta un año despues. Del mismo modo la fabricación estandarizada del mismo modelo de camión en diferentes plantas de Ford en el oeste de Europa no tuvo practicamente ningún efecto.

Las exigencias en el campo de la movilidad campo a través, especialmente en el Este durante la época del barro, fueron especialmente altas. Medidas como tracción integral en las cuatro ruedas ó cadenas en las ruedas posteriores de los camiones eran insuficientes. Ademas de los viejos y solidamente establecidos remolcadores (cuatro modelos) se disponía del Volkswagen y del Kettenkrad.


Vehículos acorazados, artillería acorazada y cañones de asalto:
El 1.9.1939 se disponía de los Panzerkampfwagen I, II, III, IV así como de dos modelos del ejercito checoslovaco. La insuficiente potencia de su armamento condujo rapidamente a la eliminación en los Regimientos del Panzer I con dos ametralladoras y del Panzer II con cañón de 2 cm así como a la progresiva equipación del Panzer III y IV, primero con cañones cortos y despues largos de 5 cm, posteriormente con cañones largos de 7,5 cm (calibre 43) que si bien disponían de buenas prestaciones contra el T-34 no eran necesariamente efectivos contra el Josef Stalin. Con el objetivo de proteger a las tripulaciones se reforzaron progresivamente los blindajes y se añadieron faldones blindados contra la aplicación de cargas magnéticas. Como resultado de todas estas medidas el peso del Panzer III y IV se elevó hasta las aproximadamente 26 toneladas. Los motores y sus chásis habían sido diseñados para 18 toneladas de carga. Los vehículos eran lentos y sufrían de regulares averías en su sistema de automoción.

Una parte de la producción del Panzer II y en menor medida del Panzer III fueron modificados como cañones autopropulsados con protecciones laterales antiesquirlas para la Artillería de las Divisiones Acorazadas. A pesar de poseer un limitado ángulo de tiro lateral con el vehículo parado los obúses ligeros (l.F.H.) y los obúses pesados (s.F.H.) prestaron muy buenos servícios. La Artillería Acorazada sufrió tambien de la escasez de vehículos de observación.

Cañones de asalto (en Panzer III/IV sin torreta) estuvieron primero armados unicamente con cañones de 7,5 cm, despues con cañones de 8,8 cm L71; estos vehículos cumplieron con creces sus objetivos. Su limitado ángulo de tiro lateral era compensado por un diseño de muy poca altura por lo que los cañones eran objetivos pequeños y dificiles de alcanzar.

Industrialmente las empresas productoras de tanques así como sus suministradores (motores, cajas de cambios, cadenas, etc.) estaban organizadas en 1942 para una producción mensual total de aproximadamente 300 chásis de todos los modelos. Debido a que los fabricantes de Panzer II producían principalmente para la Artillería así como que los cañones de asalto iban mayoritariamente a parar a las Divisiones de Infantería los Regimientos Acorazados disponían de un abastecimiento material de solo aproximadamente 150 vehículos mensuales.

Ya en Enero de 1941 el Heereswaffenamt le presentó al Ministro de Armamento y Munición un informe donde, debido al crecimiento de las Tropas Acorazadas, se reclamaba un aumento de la producción total de vehículos acorazados (incluidos cañones de asalto y chásis para cañones autopropulsados) a 1250 mensuales. El Ministro de Armamento y Munición era de la opinión que esta cifra era exagerada y además imposible de lograr y forzó la emisión de una orden del OKW donde se limitaba la producción a un máximo de 600 vehículos mensuales, cifra que ya había sido establecida anteriormente ante el planeado aumento de la Tropa Acorazada. En Enero de 1942 se volvió a presentar el informe, esta vez con la indicación de que la producción de vehículos acorazados aliada se estimaba en 2000 vehículos mensuales. El Ministro de Armamento y Munición se dirigió al Comandante en Jefe del Ejercito (Ob.d.W) quien puso en cuestión si el tiempo de los vehículos acorazados podría haber llegado a su fín (Panzerfaust ?) y que se tomaría una decisión en cuatro meses. En Mayo de 1942 se reclamó al nuevo Ministro de Armamento y Munición que tomára una decisión. En Julio de 1942 se acordó aumentar la producción mensual hasta los 1450 vehículos mensuales, si bien debe de indicarse que en lo referente a la producción en masa de tanques se habían realizado grandes avances y el cumplir con este objetivo resultaba mucho más sencillo que en Enero de 1941. Ademas el nuevo Ministro de Armamento y Munición se enfrentaba a este tipo de problemas de una forma más serena. Naturalmente las repercusiones de esta medida tardaron en hacerse notar.

Entretanto se había avanzado en los diseños del Panther (Panzer V) y Tiger (Panzer VI) y el início de su producción en série había sido preparado. De forma paralela al desarrollo del tanque Tiger del Heereswaffenamt se encontraba tambien en desarrollo un diseño del que era responsable un ingeniero muy cercano al Partido; fué necesario un enorme esfuerzo para impedir que el diseño del Heereswaffenamt no fuera eliminado durante su proceso de desarrollo. Este segundo diseño preveía un nuevo motor y un nuevo sistema de automoción electrodinámico. Debido a que el tiempo disponible para su desarrollo era demasiado corto los previstos tanques, aproximadamente 90 (Ferdinand), fueron transformados en cañones de asalto con cañones de 8,8 cm y equipados de forma improvisada con motores Maybach del Panzer III.

Ferdinand y Panther (en un principio tambien aproximadamente 100) debían estar listos para la ofensiva en Orel a comienzos de 1943. Durante estas operaciones ambos no lograron cumplir sus objetivos pues su precipitado desarrollo y producción se saldó con numerosas averías. El modelo Ferdinand fué eliminado, el modelo Panther fué mejorado y fabricado hasta el final de la guerra.

La sorpresa provocada por el T-34 y la preocupación de una posible aparición de tanques enemigos con un mayor blindaje condujeron en 1943 a reforzar el armamento de nuestros tanques:

Panzer III/IV 7,5 cm calibre L43
Sturmgeschütz III/IV 7,5 cm calibre L70
Sturmgeschütz III/IV Obús de 10,5 cm
Panzer V Panther 7,5 cm calibre L70
Sturmgeschütz Panzer V 8,8 cm calibre L71
Panzer VI (II) Königstiger 8,8 cm calibre L71
Sturmgeschütz Panzer VI 12,8 cm calibre L61
Tiger I blindaje vertical, Tiger II blindaje inclinado


Los primeros Tiger (I) entraron en acción en Túnez y en el Este, en ambos casos aproximadamente 5 vehículos y no cumplieron con las expectativas entre otras razones porque no se disponía ni de los recambios ni equipo primordial adicional necesario. El Panther (aproximadamente 50 toneladas) y el Tiger (aproximadamente 75 toneladas) requerían de grúas más potentes en las Compañías Taller así como de nuevos vagones para su transporte ferroviário (modelo SS Sym S) y que pudieron ser fabricados a tiempo. Ambos tanques estaban equipados con el nuevo motor Maybach de 750 caballos.

El potente aumento de la producción de vehículos condujo a que el Ministro de Armamento y Munición desatendiera la producción de recambios. No se disponía de una idea sobre la cantidad de material que se perdía durante los largos transportes así como durante operaciones de combate y de cuánto material se encontraba sin uso en los almacenes de las diferentes Armadas y en su lugar se calculaba de una forma optimista en base al posible desgaste de vehículos. De esta forma los representantes del Ministro de Armamento y Munición podían presionar a las empresas productoras y notificar a las máximas autoridades elevados numeros de producción de vehículos. En este sentido las posiciones del Heereswaffenamt y las del Ministro de Armamento y Munición eran contradictorias.

El desarrollo de un tanque superpesado (Maus) de entre 100 y 200 toneladas y armado con un cañón de 15 cm no pasó de la realización de pruebas con un vehículo en Kümmersdorf.

La desde 1933 con éxito empleada repartición de funciones de la tripulación de cinco hombres se mantuvo en Panther y Tiger. En comparación con el T-34, que dispone de cuatro tripulantes, esta configuración posee la desventaja de precisar más volúmen y por lo tanto implica un peso adicional, pero supone una gran ventaja táctica.

La equipación con faros ultra-rojos (equipo Uhu) para visión nocturna - pruebas con la tropa - fué hasta el final problemática, igual que la giroestabilización de los cañones con el objetivo de disparar en marcha, la impermeabilización para permitir marchas bajo agua, sistema de presión negativa como sistema antigás ó la incorporación de equipo limpia-minas.


[...]




Ir a comienzo de página