Informe sobre las experiencias realizadas por la Compañía del Estado Mayor del Pz.Gren.Rgt.9 (26. Pz.Div.) con su pelotón de lanzallamas blindado (Flammzug gep.) formado por vehículos del tipo Sd.Kfz. 251/16.
Compañía del Estado Mayor
Pz.Gren.Rgt.9

En relación a: Rgt. Ia del 25.6.1943
Sobre: Informe sobre las experiencias del pelotón lanzallamas blindado


El referencia al tema arriba mencionado la Compañía informa de lo siguiente:

  1. Equipo:

    1. La bomba centrífuga de dos niveles desarrolla una presión máxima de 15 atmósferas, razón por la que el alcance directo de la llama no supera los 35 - 40 metros.

    2. Tras haber disparado el lanzallamas, no solo debe de dejarse de actuar la palanca de actuación del mismo, sinó que esta palanca y con el fín de de asegurar el total cierre de la válvula, debe de ser en cualquier caso apretada hacia la parte superior. En el caso de que la válvula no se encuentre correctamente cerrada, el chorro de aceite al toparse con el cierre del tubo es desviado a los laterales y entonces, dependiendo de la posición del tubo, el aceite inflamado salpica o bien los laterales exteriores o peor aún los interiores del vehículo.

    3. Tras haber dejado de ser actuado el cable bowden, la llama piloto de gasolina todavía arde aproximadamente un minuto, razón por la que una vez ha sido actuado por primera vez el lanzallamas es imposible el realizar un disparo frío seguido de uno caliente y de esta forma lograr combatir efectivamente búnkers, edifícios, etc.

    4. Las bisagras de las planchas soporte de las lanzaderas son demasiado debiles y han sido sustituidas por otras más robustas.

    5. Una parte muy importante del aceite o no es inflamado o solo de forma parcial. Debe de comprobarse si variando la composición del aceite podría alcanzarse la inflamación del 100% del aceite.


  2. Estructura:

    El asumir el mando del pelotón en un ancho de combate de aproximadamente 500 metros no permite al jefe de pelotón asumir paralelamente el mando del lanzallamas de su própio vehículo. Por este motivo debe de incorporarse tambien para el vehículo jefe un jefe de lanzallamas.


  3. Equipación:

    1. Debido a que especialmente ante la existencia de viento las salpicaduras de aceite no pueden ser evitadas, es necesaria para los servidores del lanzallamas una protección para los ojos ó todavía mejor una protección para la cara entera.

    2. Los cables del micrófono y de los auriculares (Fu.Spr.Ger. f) son demasiado cortos: el jefe del lanzallamas no tiene libertad de movimiento y no puede servir la ametralladora.

    3. En lugar de soportes para fusiles se precisan soportes para las metralletas

    4. Se deben de incorporar en cada uno de los tres camiones dos barras de carga para los barriles de aceite.


Ir a comienzo de página