Informe redactado el 23.10.1942 desde la Feldkommandostelle Reichsführer-SS sobre las experiencias realizadas por la SS-Pz.Abt. 5 "Wiking" durante los combates en el Terek (Caúcaso) en Septiembre de 1942 en relación a la insuficiente protección de la infantería brindada por las armas antitanque alemanas disponibles así como la propuesta por parte del SS- Sturmbannführer Mühlenkamp de introducir, al estilo soviético, entre la infantería alemana un fusíl antitanque de prestaciones similares a la del PTRS-41 ruso.


El Reichsführer SS

Informes para el Führer sobre las experiencias de la SS-Division "Wiking" durante los últimos combates en el frente del Terek.

Informe número 3



En relación a:
Defensa antitanque (opinión del comandante de la Panzer-Abteilung de la SS-Division "Wiking", el SS- Sturmbannführer Mühlenkamp)


En base a la rapidez, movilidad y puntería (tambien a muy grandes distancias) de los tanques de nuestro enemigo, en la actualidad nuestra defensa antitanque es insuficiente. Las armas antitanque alemanas solo pueden ser usadas en la defensa, donde desde sus preparadas posiciones se encuentran en ventaja frente los tanques enemigos. En el ataque es imposible mantener a los cazacarros cerca de la infantería avanzada, siendo imposible para ellos defenderla ante la aparición por sorpresa de tanques enemigos (tiempo necesario para tomar posiciones de combate).

Los cañones anticarro de 7,62 cm autopropulsados son un objetivo demasiado grande, por lo que generalmente estos son atacados a grandes distancias por los tanques enemigos antes de que puedan abrir el fuego.

La infantería cuando ataca precisa un medio antitanque efectivo y que se encuentre inmediatamente listo para actuar. Durante los combates en el Terek una parte de nuestros tanques ha tenido que asumir la función de defensa antitanque.

Los rusos disponen de un fusíl antitanque excelente con un calibre de aproximadamente 14 mm, muy ligero, de muy sencillo diseño y que puede ser operado por dos hombres (uno dispara, el otro carga la munición). Los rusos integran en sus compañías de infantería varios grupos armados con estos fusiles antitanque. Estos grupos de combate esperan hasta que los tanques se encuentran a muy corta distancia y abren entonces el fuego. Su munición posee una muy destacable potencia.


En opinión del SS-Sturmbannführer Mühlenkamp nuestras compañías de infantería deberían de ser equipadas tambien con grupos armados con un fusíl antitanque correspondiente. Estos grupos de combate deberían de estar formados por los mejores soldados de la compañía (sangre fría, puntería, etc.)


Ir a comienzo de página