Informe redactado el 23 de Julio de 1943 por el Major Reinel, comandante del Pz.Abt.(FKL) 301, donde se analizan las operaciones del batallón durante 'Ciudadela' y donde se extraen conclusiones para las futuras operaciones del arma guiada por radio.

Memorándum sobre el futuro uso del arma guiada por radio (FKL) en base a las experiencias realizadas entre el 5. - 8.7.43 durante la operación "Ciudadela" (Zitadelle)


A partir del 5.7 al sur de Orel operaron durante los ataques ofensivos en la línea de ataque del A.O.K.9 un total de 3 compañías acorazadas de vehículos guiados por radio (Pz.Kp.-FKL) independientes. Dos compañías se encontraban subordinadas al Pz.Jäg.Rgt.656 y una compañía al s.Pz.Abt.505. Las compañías operaron de forma conjunta bajo la dirección de sus jefes de compañía, que guiaron los pelotones en coordinación con las compañías de las unidades mayores situadas delante de ellos. Todas las compañías tenían las mismas ordenes: eliminar unidades pesadas de reconocimento, detectar campos de minas y crear corredores dentro de ellos, destrucción de objetivos dificiles de combatir como por ejemplo posiciones fijas de armas anticarro ó tanques enemigos pesados.

Las investigaciones realizadas entre la tropa ofrecen la siguiente imagen:

  1. Operaciones del Pz.Kp.314 dentro del I./Pz.Jäg.Rgt.656.

    El acceso a la primera línea rusa estaba bloqueado por un campo de minas muy denso y profundo que ademas se encontraba protejido por un intenso fuego de artillería. Siguiendo las ordenes de ataque la compañía inició la voladura de tres corredores. Debido a la gran profundidad del campo de minas, para llevar a cabo estos corredores se consumieron 12 B-IV. Los tanques guía (Leitpanzer) lograron atravesar estos corredores sin sufrir ningún daño. El marcar los corredores por los ingenieros, como había sido previsto en las ordenes de ataque, no se produjo pues estos, debido al masivo fuego artillero, no pudieron avanzar. Por este motivo el ataque se paralizó. Debido al aluvión de proyectiles de artillería que caían sobre el terreno, los cazacarros pesados (Ferdinand) no lograron distinguir con claridad ni los corredores creados por los B-IV ni las marcas de sus cadenas. A pesar de la creación de los corredores se produjeron bajas entre los Ferdinand por efecto de las minas.

    En el transcurso posterior de los combates se detonaron totalmente 7 B-IV. Uno de ellos cayó en una trinchera ocupada por el enemigo y tras ser atacado con granadas de mano y otras armas, eliminó a los soldados de infantería. Dos B-IV fueron guiados contra una zona boscosa fuertemente defendida y que impedía el avance de la infantería y se hicieron detonar totalmente, eliminando todo foco de resistencia. Durante todo el ataque se perdieron 4 B-IV por impactos de artillería: uno que se encontraba listo para detonar, es decir, con los detonadores atornillados, explotó, mientras que los otros tres ardieron tranquilamente.

  1. Operaciones del Pz.Kp.313 dentro del II./Pz.Jäg.Rgt.656.

    Las operaciones se desarrollaron del mismo modo. Debido a la existencia de un campo de minas própio, pero desconocido, un pelotón de la compañía perdió cuatro B-IV en camino a la zona de operaciones. Por este motivo el otro pelotón solo pudo crear un corredor dentro del campo de minas ruso, consumiendo para ello 4 B-IV. Un B-IV de la reserva fué alcanzado por un impacto de artillería y explotó, causando el incendio de 2 B-IV más y posteriormente tambien su explosión. El firmante no ha podido aclarar la causa de estos hechos pues los conductores de estos B-IV y los pioneros murieron durante el incidente. Se sospecha que los detonadores ya habían sido atornillados en la carga y que las altas temperaturas de la carga incendiada produjo la explosión. Otro B-IV fué alcanzado mientras era guiado y tambien estalló.

    Durante el transcurso del ataque 3 B-IV destruyeron posiciones fijas de cañones anticarro y un búnker, logrando una efectiva victoria moral.

  1. Operaciones del Pz.Kp.312 dentro del s.Pz.Abt.505.

    La operación de la compañía por delante de los tanques Tiger como unidad de reconocimiento, fué una necesidad táctica que dió los siguientes y buenos resultados:

    Un B-IV fué lanzado contra un grupo de 2 -3 cañones anticarro y a una distancia de 800 metros se hizo detonar totalmente, destruyendolos totalmente así como un buen número de infantes.

    Un B-IV fué lanzado contra un T-34 a una distancia de 400 metros. El T-34 fué destruido al hacer detonar totalmente el B-IV cuando el tanque ruso intentaba arrollarlo.

    3 B-IV fueron lanzados contra 3 búnker armados con cañones pesados a una distancia de 400 - 600 metros, búnkers que fueron destruidos tras ser detonados los B-IV totalmente. Un B-IV guiado contra un búnker armado con un cañón anticarro y que había sido incendiado a 10 metros de él, lo alcanzó y destruyó.

    2 B-IV lanzados a una distancia de 800 metros contra servidores de cañón anticarro y una posición J.G. (J.G. Stellung ?). Ambos fueron destruidos.

    1 B-IV alcanzó una posición rusa, fué atacado con cócteles molotow lo que causó su detonación. La detonación total tuvo consecuencias fatídicas para la posición enemiga.

    En cuatro casos se destruyeron B-IV por fuego enemigo durante su conducción teledirigida. En dos casos se logró recuperar el equipo de radio, en los otros dos casos este fué destruido por el fuego. En los cuatro días de operaciones se utilizaron 20 B-IV.

Evaluación táctica de las operaciones

  1. Las operaciones de las compañías guiadas por radio, como arma ofensiva, se realizaron en dos casos en combinación con cazacarros pesados y solo en un caso en combinación con un arma ofensiva como lo es un batallón Tiger. En combinación con los cazacarros pesados, los lentos Ferdinand influyeron negativamente en el impulso ofensivo de las unidades FKL: a pesar de que éstas lograron avanzar rapidamente en terreno enemigo, este éxito no pudo ser aprovechado por los Ferdinand. Los tanques guía tuvieron que esperar demasiado tiempo a los Ferdinand y durante ese tiempo estuvieron demasiado expuestos al fuego enemigo. Mucho más favorable fué el operar junto a un grupo acorazado de pura raza, el batallón Tiger: entrenados técnica y tacticamente como armas ofensivas, estos ganaron rapidamente terreno sin perder el contacto. Esta operación es la prueba de que el arma guiada por radio solamente puede lograr un éxito total en combinación con grupos acorazados de pura raza.

  2. Las operaciones de la compañías FKL 313 y 314 dentro del Pz.Jäg.Rgt.656, a ambos extremos de la línea Orel - Kursk al sur de Glasunowka, se produjeron contra una posición muy profunda y muy fuertemente minada con antelación. La gran capacidad artillera del enemigo dificultó extremadamente la tarea del atacante. En relación con el poderío del enemigo, las fuerzas própias para cumplir con esta importante misión eran del todo insuficientes. Esto es válido especialmente para las unidades de vehículos guiados por radio. Las dos compañías, repartidas dentro del regimiento de una forma muy ancha y subordinadas cada una a un batallón de Ferdinand, consumieron sus fuerzas rapidamente y debido a la falta de reservas no pudieron cubrir las bajas sufridas en los pelotones de primera línea y menos aún el realizar un ataque en profundidad contra las líneas enemigas. Tampoco existía una reserva móvil con la que un alto jefe de las unidades FKL, tras descubrir un punto débil, hubiera podido atravesar la línea enemiga. La, para el éxito de la misión, necesaria estrecha coordinación con los Ferdinand había sido bien planeada y preparada. En combate esta coordinación se fracturó rapidamente debido al efecto del fuego concentrado enemigo y no pudo reestablecerse durante el transcurso del combate, a pesar de los energéticos intentos de los jefes de las compañías FKL, pues estos no pudieron imponerse a los comandantes de batallón. En este caso hubiera sido ventajoso el disponer de jefes de FKL de superior jerarquía. De un total de 12 tanques guías (Leitpanzer) disponibles, 8 operaron en primera línea. Los 4 restantes tuvieron que emplearse más tarde para cubrir las bajas. Debido a la falta de reservas el ataque fué perdiendo fuerza hasta quedar paralizado en las líneas enemigas.

    Tras las investigaciones realizadas, los firmantes son de la opinión de que el ataque era una misión de gran importancia, para la que se debiera de emplear la Pz.Abt. (FKL) 301, unidad entrenada para este tipo de misiones, de forma cerrada y de la siguiente forma:
    El batallón FKL de forma cerrada con 2 compañías en primera línea y una tercera compañía como reserva directamente detrás. Las dos compañías posicionarán 2/3 de su potencial, es decir, cada una 4 tanques guía, uno al lado del otro sobre un ancho total de entre 2 - 3 Km. De esta forma y teniendo en cuenta que las bajas producidas entre los tanques guía son cubiertas por los grupos de reserva de segunda línea, es posible el crear un total de entre 4 - 6 corredores de suficiente profundidad y ancho (en las operaciones en Glasunowka se crearon en una ancho de mínimo 6 Km solamente 4 corredores!).

    En cuanto las fuerzas de la compañía que más rápido haya avanzado empiecen a debilitarse, esta compañía debe de ser sustituida rapidamente por la compañía de reserva. La compañía de reserva, una vez el campo de minas ha sido atravesado, debe de atacar en profundidad a lo largo del ancho total del campo de batalla. La compañía sustituida debe al mismo tiempo de reorganizarse con las tropas que todavía pueden combatir y actuar entonces como grupo de reserva.

    Gracias a la existencia de suficientes unidades de dirección y suministro (compañía de estado mayor, pelotón de reparación) al operar de forma cerrada y estrechamente unidos, el suministro de equipo de reserva y la reparación de los vehículos teledirigidos y guías, es posible realizarse en un muy corto periódo de tiempo. De esta forma las compañías FKL no son ninguna carga para otros grupos de combate, que debido a su diferente equipación simplemente no pueden ayudar (los jefes de las unidades FKL han lamentado en este importante asunto el no haber recibido ni apoyo ni comprensión ninguno, y desean fervientemente el poder operar dentro del batallón própio).

    El haber operado con el batallón FKL de forma cerrada hubiera supuesto un gran éxito en lo relativo a sus fuerzas y dirección, ahora bien, solamente bajo las siguientes condiciones:

  3. En las operaciones en Glasunowka los motivos principales para no alcanzar un éxito total fueron la falta de comprensión del grupo de combate mayor (Ferdinand) así como la falta de cooperación. La cooperación no tuvo lugar a pesar de haber sido entrenada y discutida antes de iniciarse las operaciones. Bajo los efectos del fuego concentrado del enemigo la cooperación va a ser siempre difícil de alcanzar. Por este motivo se exige: la unidad FKL (batallón) tiene que ser reforzada de tal forma que ésta sea capaz por su própia fuerza de alcanzar el éxito inicial y defenderlo despues, hasta que las tropas que le siguen puedan cubrirla. Para ello el batallón debe de ser equipado con tanques rápidos y pesados (Tiger). Equipado de esta forma puede combatir igualmente como una unidad acorazada. Con una equipación semejante se evitaría la gran desventaja, tambien sufrida en Glasunowka, de que al avanzar a primera línea y ser descubiertos los pequeños cañones de asalto como los guías de los vehículos portadores de cargas explosivas, estos atraen el fuego enemigo. Los cañones de asalto no son idóneos para asumir la doble función (vehículo de combate y vehículo guía) debido a la falta de una torreta giratória, las pequeñas dimensiones del compartimento de combate (radiotelegrafista es al mismo tiempo cargador) así como una deficiente visión a través de los periscópios provisionales de la cúpula.

    Se tiene la sensación de que la detonación se aprovechará más rápidamente por el que conozca el arma FKL y ademas confíe plenamente en ella y arriesgue su própia vida como causa de los efectos del enemigo (detonación de la carga sin previo aviso).

    En este tipo de operaciones el secreto y muy valioso transmisor FKL ha de ser protegido transportandolo en el mejor tanque disponible.

    En este memorandum debe de comentarse que la Pz.Abt.301 dispone personalmente de una masa de oficiales y tropa con experiencia desde 1938, por lo que este batallón es, dentro del ejercito, desgraciadamente una excepción (primero Pz.Abt.67, despues III./Pz.Rgt.10). El batallón, ademas de su larga experiencia, operando como batallón FKL ha aprendido mucho. Su composición de personal es el garante por lo tanto de buen mantenimiento del valioso equipo (tanque Tiger) así como de alcanzar el éxito en combate con él.

Evaluación técnica de las operaciones

El equipo FKL así como los portadores de las cargas explosivas han cumplido de forma general con las expectativas. En algunos casos se han producido las siguientes deficiencias, que han de ser corregidas rapidamente y de forma urgente.

  1. Equipo de radio-dirección
    Es absolutamente necesario que el equipo de radio-dirección funcione correctamente a distancias de hasta mínimo los 2000 metros. El equipo actual de la empresa Hell no cumple en absoluto con este requisíto. Debido a que su radio de acción no es constante y generalmente no supera los 800 - 1000 metros, existe siempre el riesgo de que el equipo no pueda ser guiado y caiga en manos del enemigo.

    El receptor de radio, fabricado por la empresa Braun, que está siendo actualmente probado por la Pz.Abt.FKL 301, cumple con este requisito.

    Los receptores de mando fueron dañados ya durante el transporte por ferrocarríl. No soportan vibraciones. Rejillas de tono (Tonsiebe) desajustadas y ademas relés doblados. La tropa puede solucionar estos problemas, si bien a costa de más tiempo para preparar las operaciones.

    Los transmisores de los jefes de grupo (Gruppenführer), al igual que los del resto de jefes, deben de poseer un sintonizador (Abstimmeinsatz) conmutable, para así poder asumir durante el combate rapidamente los vehículos guías de otros jefes de grupo indispuestos.

  2. Equipamiento de los ingenieros
    Ha quedado comprobado que al ser alcanzadas por fuego enemigo, lo que ha sucedido bastantes veces, las cargas sin las cápsulas explosivas atornilladas arden con total tranquilidad, mientras que las cargas donde las cápsulas explosivas han sido atornilladas explotan. De aquí se desprende que las cápsulas explosivas deben de introducirse una vez la primera línea própia haya sido superada (comienzo de la dirección por radio). Para atornillar las 3 cápsulas explosivas y para cerrar la tapa de la carga, el conductor del B-IV debe de tumbarse desde la zona delantera y durante un determinado tiempo sobre el vehículo, tiempo durante el cual su vida está en peligro. Existe el peligro de que el conductor sea alcanzado por fuego enemigo ó bien que debido a los nervios no atornille correctamente las cápsulas explosivas. Debe de exigirse que el conductor pueda introducir las cápsulas en la carga con un solo movimiento de mano y sin moverse de su asiento.

    La transmisión de la detonación no ha funcionado siempre de forma fiable. En aproximadamente un 25 % de los vehículos que pisaron una mina esta no ha funcionado. El defecto no ha podido ser todavía localizado pues estos B-IV han sido alcanzados por disparos y destruidos.

    Los corredores realizados en los campos de minas deben de marcarse mejor usando medios técnicos sencillos (quizás mediante el uso de pintura en la caja explosiva ó bien el uso de bandas).

  3. Las bajas de B-IV por acción del enemigo se han situado alrededor del 20 % de los vehículos utilizados. Una disminución puede alcanzarse mediante una mayor velocidad y mejores características campo a través. Esto, así como un blindaje resistente a cañones automáticos pesados (smK), es lo que debe de exigirse cumpla el nuevo diseño B-IVc (Springer).

  4. Frecuencias
    Para operaciones importantes dentro del batallón se deberían de aumentar las bandas de frecuencias de 4 a mínimo 6, pues de esta forma la dirección táctica es más flexible.

En resumen


Las operaciones del arma guiada por radio en Julio de 1943, donde actuaron de forma individual e independiente tres compañías FKL, se realizaron en el marco de una ampliación de las pruebas con la tropa iniciadas un año antes. Debido al desarrollo de la situación así como a la transición de posición de ataque a la de defensa, las operaciones quedaron limitadas solamente a unos pocos días. El que no se alcanzára un éxito total no se ha debido al fracaso de este arma. Los firmantes son de la opinión que el motivo hay que buscarlo en la, en comparación con el enemigo, muy escasa fuerza própia, en la no existente cooperación entre las diferentes armas así como el no haber sabido aprovechar rapida y eficazmente los efectos de los explosivos.

Gracias a las experiencias obtenidas en las operaciones los firmantes proponen para futuras operaciones la realización de la siguiente prueba en la tropa:

Equipamiento del Pz.Abt.301 con Tiger como tanques guía y operaciones del batallón de forma cerrada dentro de un grupo acorazado mayor.



Ir a comienzo de página