Interesante informe redactado el 06.02.1943 por el Pz.Jäg.Abtl.41 donde se describe de una forma muy clarificadora la situación de las unidades cazacarros en el Frente del Este a finales de 1942 y comienzos de 1943 así como el descontento existente con el armamento con el que se encontraban equipadas. En este caso concreto el informe es muy crítico con los cañones anticarro remolcados Pak40 (Mot.Z) y los cañones autopropulsados de 7,5 cm Pak40 Sfl. y elogia al cañón de asalto como el arma cazacarros por excelencia, opinión que a lo largo de 1943 se habría asumido de forma generalizada.

Se incluye al final del informe la posición del 'Panzer-Offizier beim Chef Gen St d H' ante el escrito del Pz.Jg.Abt.41.
Panzerjägerabteilung 41
Abt. Ia



Informe sobre la experiencias adquiridas


El siguiente informe está basado en los combates ofensivos y defensivos de la 6.Panzer-Division en la zona del Don-Donez durante el periódo 01.12.1942 - 05.02.1943

  1. General:
    La lucha tanque contra armas antitanque han sido característica especial de todos los combates.

    Durante operaciones tácticas la mayor parte de los tanques enemigos han sido superiores a las armas antitanque del batallón cazacarro (Pz.Jäg.Abt.). Por este motivo el sin lugar a dudas buen poder de penetración de nuestras armas defensivas en muchas ocasiones no ha podido llegar a materializarse.

    Las ventajas de los tanques rusos (T-34 y K.W.I) son las siguientes:
    1. Fuerte blindaje
    2. Gran radio de acción con granadas antitanque y de fragmentación
    3. Método de combate móvil al estilo de operaciones de artillería a distancias a las que generalmente no pueden ser combatidos por nuestras armas anticarro

    Durante los combates y en combate contra los tanques rusos se han cristalizado los siguientes defectos de nuestros cañones :

    1. Pak40 (mot.Z):
      Elevado peso
      Inmóvil
      Falta de blindaje
      Posibilidad de destrucción solamente contra tanques durante su avance - no contra tanques que usan el sistema de ataque más común (véase arriba c)

    2. Pak40 Sfl.:
      Reconocible a muy grandes distancias
      Débil blindaje
      Insuficiente movilidad campo a través


  2. Experiencias con el Pak40 (mot.Z)
    El Pak40 (mot.Z) está capacitada, como arma anticarro, para destruir a grandes distancias todos los tanques rusos conocidos hasta este momento. A diferencia de lo que sucedió en la primera Campaña del Este, donde las compañías estaban equipadas con cañones anticarro de 3,7 cm y 5 cm, los soldados tienen ahora confianza en los efectos de su arma.

    En contraste con este prometedor potencial del cañón, existen graves desventajas en relación a su capacidad de uso táctico.

    En el marco de una división acorazada, donde durante el ataque y la defensa se persigue la lucha móvil, el Pak40 (mot.Z) no ha podido utilizarse con éxito.

    Las principales desventajas del cañón han sido:

    1. Elevado peso (32 quintales). En la práctica el cañón no puede ser movido por su dotación (7 hombres, que no siempre se encuentra completa) por lo que generalmente es conducido a su posición por el vehículo. El tomar posición de forma cubierta no es por lo tanto generalmente posible.

    2. En remolque un objetivo de grandes dimensiones. Durante el ataque el cañón es el objetivo no blindado más grande de la totalidad de la tropa atacante.

    3. Una vez alcanzada su posición dificilmente movible. Bajo la observación del enemigo no es posible realizar un cambio de posición sin ser avistado. Simplemente el variar su ángulo de posición cuando aparecen por sus laterales nuevos tanques representa ya una gran dificultad, pues tras los primeros disparos el cañón se hunde profundamente en el suelo.

    4. La gran creación de humo tras el disparo impide cualquier posibilidad de observación del artillero 1 (Schütze 1), razón por la que el jefe del cañón (Geschützführer) debe de alejarse entre 10 y 15 pasos del cañón para observar el trayecto del proyectíl. La corrección de tiro no puede ser perfecta. La posible alta cadencia de tiro se vé reducida.

    Su uso en el ataque, como es necesario para llevar a cabo la protección de un ataque de infantería, debido al actual método de combate de los tanques rusos, queda descartado pues el acercar el cañón a un tanque hasta la distancia a la que pueda combatirlo de una forma efectiva, solamente puede llevarse a cabo bajo grandes pérdidas personales y de material. El cañón es puesto fuera de combate antes de que pueda realizar el primer disparo. Los cañones no son capaces de apoyar el avance de una infantería que se encuentra afectada psicologicamente por la presencia de los tanques. El cañón entonces nisiquiera puede ejercer su función 'defensiva' pues los tanques rusos, operando de forma artillerística como búnkers rodantes y aprovechando el terreno, cumplen con éxito su función de frenar el ataque a distancias de entre 1000 y 2000 metros.


  3. Experiencias con el 7,5 cm Pak40 Sfl.
    El Pak40 Sfl. debe de ser considerada como una imperfecta pero aceptable solución provisional. Sin ningún lugar a dudas y debido a su movilidad y blindaje es superior al Pak40 (mot.Z). Tacticamente tampoco puede cumplir con los necesarios requisitos para combatir a los tanques rusos.

    Las principales desventajas del cañón autopropulsado son:

    Excesiva altura
    Débil blindaje
    Insuficiente movilidad campo a través
    Incapacidad de acercarse a los tanques enemigos sin correr el peligro de ser destruido


    En un duelo entre T-34 y cañón autopropulsado a distancias donde ambas armas pueden combatirse efectivamente, el cañón autopropulsado, debido a su menor blindaje, es en cualquier caso inferior al T-34. El cañón autopropulsado tampoco logra proteger a nuestra infantería combatiendo a los tanques rusos que frente a ella operan de forma artillerística y móvil. Al principio de la Campaña del Este y ante el método de ataque de los grupos acorazados rusos de entonces: avance e intento de ruptura de nuestras posiciones - el interceptarlos mediante armas antitanque tuvo éxito. La situación ha cambiado. Los rusos practicamente ya no avanzan obstinadamente contra nuestras líneas. Conocedor del buen poder de penetración de las armas alemanas mantiene la mayor parte de sus tanques lejos de su alcance y avanza solamente con unos pocos de ellos. Ataca a nuestra infantería y objetivos blindados desde la distancia y desde posiciones cubiertas. Ahora es necesario el acercarse al enemigo - expulsarlo de sus própias líneas y destruirlo. Por este motivo se precisa de un arma que, suficientemente blindado, sea capaz de 'cazar' al enemigo. El cañón autopropulsado no esta capacitado para ello. Por este motivo no puede denominarse a este arma como un 'arma cazacarros'.

    En el marco de las armas antitanque - especialmente en el ataque - y frente al cañón de asalto y el Panzer IV 7,5 cm largo, el cañón autopropulsado solamente desempeña un papel secundário. En la defensa, especialmente a lo largo de anchos frentes donde el combate defensivo es llevado a cabo a través de reservas de choque, el cañón autopropulsado es superior al Pak40 (mot.Z). Mientras el Pak40 (mot.Z) es reconocido rapidamente y un cambio de su posición es difícil (especialmente en las afueras de localidades, terreno cubierto por vegetación y generalmente ahí donde el terreno disponga de inclinaciones), el cañón autopropulsado, si es guiado de forma precisa y móvil, puede atacar en muchas ocasiones por sorpresa desde posciones cubiertas.


  4. En el caso de que los batallones cazacarros asignados a divisiones acorazadas mantengan su actual armamento, teniendo en cuenta la gran escasez de personal debe de preguntarse si la Plana Mayor (Stab) tiene todavía algún sentido. Al no haber variado su nivel de gestión, algo que demuestra por sí solo su superfluidad, se ha convertido en una organización de abastecimiento. Para abastecer a dos compañías de combate con 201 hombres (la 3. Fla.Kp. no puede en la práctica contabilizarse) la Plana Mayor de un batallón cazacarros emplea 4 oficiales, 14 suboficiales, 52 soldados y 32 vehículos. Si las compañías cazacarro son asignadas al regimiento acorazado, con el que comparten gran parte de las armas y por lo tanto del abastecimiento, el regimiento acorazado para asumir el abastecimiento adicional, precisaría unicamente una pequeña parte del personal y material que se podría ahorrar suprimiendo la Plana mayor.


  5. La comparación entre el batallón cazacarro y el batallón de cañones de asalto es la mejor prueba de la desproporcionada relación existente entre los medios empleados y el éxito conseguido:

      Batallón cazacarros Batallón cañones de asalto
    (lleva operando 3 semanas menos
    Cañones empleados 18 21
    Pérdidas de cañones 10 1
    Personal empleado en combate 140 100
    Pérdidas personales: 86 19
    Muertos:
    Heridos:
    25
    61
    6
    13
    Tanques enemigos destruidos 45 114

    Dentro de este análisis debe de tenerse en cuenta la diferente presión psicológica a la que se ven sometidos los soldados. Los unos aplican un mínimo esfuerzo y logran grandes exitos, los otros deben de pagar un gran precio en pérdidas para conseguir un mucho menor éxito.

    La calidad de los tanques rusos así como su forma táctica de operar hacen necesario el crear un medio óptimo para su combate. Si en tiempos pasados bastaban armas anticarro defensivas, hoy se precisan 'cazacarros' con suficiente poder de penetración, blindaje y movilidad para evitar que puedan ser destruidos a grandes distancias y a la vez permitirles acercarse a los tanques a distancias medias, enfrentarse a ellos y destruirlos.

    El cañón de asalto, con su fuerte blindaje, representa en este sentido la mejor solución. En la actualidad el cañón de asalto podría considerarse como la solución ideal, pues asegura el mayor éxito empleando un mínimo de personal y equipo. Dentro de la división acorazada y en el combate tanque contra armas antitanque, el batallón cazacarros en la actualidad solamente desempeña una función secundária y su denominación no se cubre en absoluto con la realidad. Los verdaderos 'cazacarros' se encuentran en el batallón de cañones de asalto.




Panzeroffizier beim Chef Gen St d H


Dictamen del informe de la Panzerjägerabteilung 41


Referente a A:
Las ventajas del tanque sobre al cañón anticarro son conocidas, igual que son conocidas las desventajas del Pak40 (mot.Z) y las del Pak40 Sfl.


Referente a B:
El que el Pak40 (mot.Z), especialmente dentro de una división acorazada donde la mayoría de las unidades empleadas en combate disponen de una alta movilidad, tambien campo a través, se vea enfrentada a grandes dificultades es algo natural. Su movilidad, especialmente sobre mal terreno, en comparación con otras unidades (Pz.Rgt., Pz.Gren.Brig.) es pobre cuando tendría que ser igual o mejor. Por estos motivos el batallón cazacarros dentro de una división acorazada vá a ser estructurada y equipada en concordancia a su función dentro de la división acorazada (batallón de cañones de asalto). Aún y así esto solamente podrá realizarse dentro de las posibilidades productivas existentes.

La solución temporal y por lo tanto imperfecta es la equipación con cañones anticarro autopropulsados.

Mientras todavía se disponga de Pak (mot.Z) y Pak Sfl. sus desventajas deben de compensarse dentro de lo posible operando con habilidad y aprovechando especialmente las características del terreno. Para el Pak (mot.Z) es necesario el operar desde posiciones escondidas, de forma que su posición no sea descubierta por el enemigo antes de abrir el fuego. En muchos casos deberá de prescindirse voluntariamente de su gran alcance, los cañones deberán de protegerse mutuamente.

El combate de tanques que operan de forma 'artillerística' a grandes distancias (1500 - 2000 m) deberá de transferirse generalmente a la artillería (es posible el uso de granadas de humo para cegar al enemigo).

Contra tanques individuales que avanzan en vanguardia no deberá de abrirse el fuego de forma prematura y en estos casos solamente por cañones individuales situados en posiciones avanzadas para de esta forma impedir que el enemigo descubra las posiciones del resto de los cañones y los combata con sus tanques de forma 'artillerística'.

El acompañar un ataque de infantería para así ofrecer protección frente ataques acorazados sobre terreno llano que no ofrece ninguna posibilidad de cobijo, solo es posible cuando los cañones se encuentran en posiciones retrasadas de forma que no sean reconocibles en el campo de batalla como el objetivo de mayores dimensiones, impidiendo así que el enemigo pueda atacar y destruirlos mediante sus armas pesadas antes de que hayan podido entrar en combate. Los infantes deben de aceptar que los cañones anticarro no operen en primera línea. No podrán en muchos casos impedir que los tanques enemigos arroyen a la infantería pero podrán evitar que rompan nuestras líneas.

En la defensa la falta de movilidad debe de compensarse dentro de lo posible mediante el cambio de posiciones (especialmente tras cada combate).

Las desventajas de los cañones anticarro autopropulsados (débil blindaje y escasa movilidad campo a través) deben de compensarse mediante el hábil uso de su movilividad en combinación con las posibilidades que ofrece el terreno - abrir el fuego por sorpresa desde posiciones camufladas a distancias efectivas y frecuente cambio de posición.


Referente a D:
La Plana Mayor, al menos en el número que se comunica, pierde parcialmente su razón de ser si el mando de la compañía (3.Fla.) le es arrebatada totalmente y la del resto de compañías con frecuencia. Desde aquí (tambien) se considera como necesario una equipación de 3 compañías cazacarros (Pz.Jg.Kp.).

Aún y así la asignación de las compañías cazacarros a los regimientos acorazados se considera no adecuado pues de este modo se pierde el mando único de la protección antitanque, que especialmente dentro de la división acorazada debe en muchos casos de cubrir muy largos y desprotegidos flancos.


Referente a E:
Las ventajas e idoneidad del cañón de asalto para el combate de tanques y asumir adicionalmente otras funciones es algo indiscutible; tambien el hecho que el cañón de asalto es el cazacarros ideal, razón por lo que, especialmente dentro de las diviones acorazadas, será empleado en lugar del material con el que están actualmente equipados los batallones cazacarro.


Ir a comienzo de página