Informe redactado por el 's.Pz.Jg.Abt. 519' sobre las primeras experiencias vividas por el Batallón en el periódo del 19.12.1943 hasta 24.02.1944 en el sector de la 3. Panzerarmee en Witebsk (Heeresgruppe Mitte).

Informe sobre las experiencias realizadas por el schweren Panzerjäger - Abteilung 519
durante las operaciones en el periódo 19.12.1943 hasta 24.02.1944 en el sector de la 3. Pz-Armee


  1. De modo generalizado.

    Durante el periódo del que se informa y que abarca desde el 19.12.1943 hasta el 24.02.1944 el batallón ha operado en la zona de Witebsk y ha sido, dependiendo de la situación, asignado ó bien al Cuerpo (Korps) derecho ó bien al izquierdo. La asignación del Batallón y respectivamente de dos compañías se ha dividido entre cuatro divisiones. En aquellos casos donde dentro del sector de una división solamente se encontraba una compañía ésta tambien ha sido subordinada a la división y se le ha ordenado el cooperar con sus regimientos (véase anexo 1).

    Ante la introducción de este nuevo arma la Armada (Armee) ha repartido hasta el nivel de batallón unas directivas sobre el 'Hornisse' (véase anexo 2).

    El Batallón fué descargado el 10.12.43 en Witebsk y ahí se mantuvo como reserva de la Armada. De forma inmediata se iniciaron extensos trabajos de exploración en todo el sector de la Armada, para ello se asignó respectivamente una compañía al sector de 2 divisiones. Las exploraciones se llevaron a cabo hasta el 18.12.43, siendo sus resultados analizados para cada compañía y recogidos en mapas. El Batallón determinó para cada sector de división los trayectos de marcha y zonas de preparación. Para determinar un plan de emergencia el Batallón concedió letras a cada uno de los trayectos de marcha y zonas de preparación en todo el sector de la Armada de derecha a izquierda (para facilitar y camuflar las comunicaciones por radio). Todos los jefes y jefes de pelotón recibieron estos mapas. Esta detallada preparación y la meticulosa exploración ha tenido un gran éxito y ha contribuido en gran manera al rápido avance del Batallón y de sus compañías.


  2. Experiencias tácticas.

    1. Las características onduladas y recortadas del terreno ofrecían en todo el sector muy buenas posibilidades de éxito para el ataque de pequeñas unidades acorazadas y lograr objetivos tácticos. La ruptura mediante grandes masas acorazadas en cambio era problemática. El terreno ofrecía solamente unos pocos kilómetros de ancho para el ataque masivo con tanques. Una posible ruptura mediante tanques por lo tanto solamente podía conducir a una canalización. En base a estos puntos débiles se determinaron la zonas de preparación de los componentes móviles del Batallón y de las reservas.

      Como siempre sucede la infantería reclamó el estacionamiento de las armas pesadas anticarro en la cercanía de la primera línea, durante los primeros días de las operaciones incluso se ordenó que los 'Hornissen' se posicionaran en primera línea. Tras haber sido advertida la Panzerarmee reguló la correcta forma de operar mediante una orden (véase anexo 3).


    2. La fotaleza de los 'Hornissen' reside en el alcance de su cañón así como su movilidad. Este hecho es desconocido por la mayoría. Por este motivo el casi seguro éxito de las compañías se vé a menudo desde un principio amenazado al recibir las compañías ordenes inaceptables.

      Explicación:

      1. El jefe de compañía no recibe p.e. una misión sino una orden de cómo posicionar sus 'Hornissen'.

      2. Se ordena a los 'Hornissen' el mantener su posición de combate incluso cuando solamente es posible una retirada durante la noche.

      3. A pesar de disponer de suficientes cañones anticarro se ordena el repartir los 'Hornissen' en posiciones muy alejadas entre sí, fragmentando de esta forma la fuerza de combate.

      4. De forma continuada se ordena a los 'Hornissen' asumir misiones própias de cañones de asalto y tanques.


      La compañía de 'Hornissen' tiene que ser el arma central del jefe táctico y es hasta cierto punto el 'bombero' del Alto Mando como arma antitanque móvil.


      Las operaciones de los 'Hornissen' deben de basarse siempre en los siguientes principios:

      Las operaciones son llevadas a cabo solamente por el jefe de compañía en base a una misión y de sus própias exploraciones: el jefe de compañía es el que determina las posiciones de preparación y de combate y es él el que determina y ordena en base a la situación del momento el cambio de posición de los 'Hornissen'. El jefe de compañía debe de poder disponer en todo momento de la masa móvil de la compañía 'Hornisse'. El uso como cañón de asalto y tanque debe de ser principalmente rechazado pues las puntas de ataque rusas disponen de armas anticarro: las dos únicas pérdidas por fuego enemigo que ha sufrido el Batallón se han producido en el transcurso de este tipo de operaciones.


  3. Operaciones de los tanques rusos.

    Método de ataque:
    Antes de iniciar un gran ataque los rusos realizan una inteligente exploración donde con absoluta seguridad descubren nuestros puntos debiles. A lo largo de todos los combates no se han producido grandes operaciones mediante el uso operativo de grandes masas de tanques. Siempre ataques de infantería con apoyo acorazado precedidas de una gran preparación artillera. Los rusos ponen especial énfasis en desgastar lentamente pero de forma continuada a nuestra infantería y armas anticarro. Cuando en el transcurso de operaciones normales no logra el éxito entonces se infiltra: durante la noche mediante fuerzas débiles en estrechas posiciones de la primera línea y estas son reforzadas durante el día de forma continuada. Cuando la situación no puede corregirse a tiempo el enemigo no puede volver a ser expulsado de sus posiciones.

    Durante los combates defensivos de Witebsk los rusos atacaron con una fuerza de hasta 50 tanques. Los ataques acorazados, precedidos siempre por una potente preparación artillera, han sido llevados a cabo generalmente por unos 20 tanques de forma inesperada y por zonas donde no se les sospechaba. Durante ataques de infantería ésta siempre ha avanzado montada sobre tanques. En el transcurso de operaciones acorazadas los tanques rusos siempre han aprovechado habilmente las características del terreno, especialmente depresiones del terreno paralelas a la primera línea y apoyandose en observadores avanzados que en muchos casos se encuentran en los mismos tanques: este es el motivo de la tan buena cooperación entre el Arma Acorazada y la Artillería. Cuando durante el transcurso de grandes ataques han sufrido graves pérdidas delante de la primera línea los rusos han modificado rapidamente su táctica. Sus tanques han sido más cuidadosos y se han limitado a atacar nuestros nidos de resistencia a distancias donde nuestras armas anticarro no pueden destruirlos. La gran mayoría de los tanques empleados han sido del modelo T-34 además de KW I, KW II y cañones de asalto de 15,2 cm. El modelo T-70 ha sido empleado generalmente como vehículo de mando y de comunicaciones. Durante operaciones mixtas (T-34, KW I y cañones de asalto) los tanques pesados que siguen a los veloces T-34 han asumido su protección desde posiciones generalmente bien protegidas. Los tanques rusos disparan en muchas ocasiones tambien durante la marcha. De esta forma una parte de los tanques realiza fuego directo mientras que los tanques en movimiento logran un efecto moral. (+) Durante un potente ataque acorazado todos los T-34 estaban equipados con 600 litros de combustible de reserva: dos depósitos de 50 litros sobre cada guardabarros y dos barriles de 200 litros sobre el compartimento del motor.

    (+) Es sorprendente la gran cantidad de combustible transportado.

    Los servícios de remolque rusos han estado cada noche sin interrupción activos con el objetivo de remolcar tanques destruidos e incendiados. Se ha llegado a observar grupos de trineos que reunían y transportaban componentes de tanques que habían explotado.

    Durante un combate tanques rusos avanzaron hacia nuestras líneas con la torreta girada y disparando contra sus própias líneas con el fín de fingir ser tanques nuestros.


  4. Operaciones de los 'Hornissen'.

    Las operaciones se han llevado a cabo generalmente a nivél de compañía en el sector de una división. En los casos en los que se ha precisado una concentración de fuego se han empleado el Estado Mayor del Batallón (Abteilungsstab) con dos compañías.

    1. Operaciones de las compañías.
      Las compañías han sido subordinadas de forma conjunta a una división y bajo la dirección del jefe de compañía han operado de forma conjunta con los regimientos. Esta manera de operar ha quedado demostrado es la correcta. Cuando las compañías son subordinadas a niveles inferiores a los de división los jefes de compañía no suelen recibir misiones con el objetivo de asegurar el sector de la división sinó en base a mapas se les ordena dónde y en qué número han de posicionar los 'Hornissen'. Este ha sido el motivo de que los 'Hornissen' no operasen de la forma correcta y fueran esparcidos sin ningún sentido, ignorando completamente el excelente alcance y poder de destrucción de su cañón y exponiendo de esta forma a los 'Hornissen' al fuego de la artillería y de los lanzagranadas. Practicamente no se ha aprovechado la posibilidad de concentrar a los 'Hornissen' en zonas de preparación para en el momento preciso permitir que avanzaran por sorpresa hacia posiciones preparadas con anterioridad. Cuando los jefes de compañía, en base a las exploraciones del terreno llevadas a cabo, lo han propuesto generalmente se ha denegado su petición. Lo contrario se ha hecho: influenciado por el ambiente de nerviosísmo general provocado por la existencia tanques se ha ordenado que los 'Hornissen' tomáran posiciones de combate antes de que existiera siquiera alarma de tanques ó antes de que el mando pudiera reconocer cuales eran los movimientos tácticos de los tanques enemigos. Por este motivo los 'Hornissen' han sido fijados durante excesivo tiempo en posiciones concretas evitando así que pudieran concentrarse en aquellas zonas donde realmente se les necesitaba. Durante la realización de estas operaciones meramente de protección no ha sido posible realizar las necesarias labores de mantenimiento técnico de los vehículos. Los 'Hornissen' se han mantenido en zonas donde los rusos habían atacado con 10 ó 20 tanques y que habían sido repelidos con éxito días enteros en posiciones que solamente podían tomarse durante la noche.

      Debido al mando flexible del Arma Acorazada rusa el operar con los 'Hornissen' como cañón anticarro estático debe de rechazarse, pues impide el operar rápidamente y por sorpresa así como el movimiento de una zona en peligro a la próxima. Tras haber cumplido con su misión los 'Hornissen' deben de retirarse de sus posiciones y ser dirigidos a sus zonas de preparación. Solo de esta forma se puede asegurar que nuestra arma de concentración y de combate anticarro móvil esté en todo momento disponible para el Alto Mando.

      El operar con todos los 'Hornissen', algo que tambien se reclama constantemente, tambien es incorrecto. El jefe de compañía debe de disponer en todo momento como mínimo de un pelotón libre. Ha sucedido que se ha ordenado operar a 8 'Hornissen' en zonas amenazadas de forma temporal del sector de una división donde el enemigo ha atacado con 10 ó 15 tanques. En algunos de estos casos el sector, debido a las características del terreno, solamente permitía el operar a 4 'Honissen', que bastan para llevar a cabo esta misión.

      Ejemplo: en el transcurso de 27 minutos se destruyeron de un total de 47 tanques atacantes un total de 22 sin sufrir ninguna pérdida própia. Un 'Hornisse' destruyó 14, un segundo destruyó 6 y un tercero destruyó 4 tanques enemigos.

      El operar con medio pelotón desde posiciones de combate vecinas al sector defendido ha tenido buen éxito. De esta forma los 'Hornissen' se encuentran fuera del campo de visión de los tanques enemigos y ademas fuera del campo de acción de la artillería.

      El operar con los 'Hornissen' debe de ir precedido de una meticulosa exploración del terreno. Sus resultados en muchas ocasiones permiten determinar que las posiciones de combate y emboscada óptimas se encuentran fuera del sector de los regimientos y divisiones. La necesidad de estas labores no suele ser entendida. Debe de tratarse siempre de realizar frecuentes cambios de posición de los 'Hornissen' para así dificultar al enemigo su combate y sobretodo impedir que pueda descubrir dónde se encuentra nuestra concentración defensiva.

      Es sorprendente que el enemigo hasta estos momentos no hable del 'Hornisse' por su nombre. Todas las tripulaciones de tanque hechas prisioneras así como mensajes interceptados hablan del 'Ferdinand' y de 'tanques' cuando se refieren a los 'Hornissen'.


    2. Las operaciones del Batallón bajo el mando de su comandante se han llevado a cabo en 4 zonas principales en el sector de una división por zona. Las operaciones con dos compañías hasta este momento han conducido siempre al aplastamiento de ataques acorazados enemigos masivos. El reclamo de la infantería de acabar con ataques acorazados antes de que estos alcanzáran la primera línea no ha podido cumplirse debido a las dificultades del terreno, si bien se han destruido todos los tanques que han logrado atravesar nuestras líneas impidiendo así la ruptura del frente. Se ha dirigido al Batallón por radio desde un vehículo semiorugas así como desde bien posicionados puestos de observación.

      Dentro de los sectores de una división no existe un mando único de la defensa anticarro. Cañones anticarro de todos los calibres se amontonan unos al lado de los otros en posiciones amenazadas. Los cañones anticarro pesados p.e. justo detrás de la primera línea, los cañones anticarro medios muy alejados de ella. Los cañones anticarro pesados han operado en zonas donde no podían aprovechar su gran alcance mientras cañones anticarro medios han sido posicionados en zonas donde el enemigo podía ser atacado a grandes distancias.

      En aquellas zonas amenazadas donde han operado Tiger, Hornisse y cañones de asalto los jefes de estas armas pesadas no se han consultado entre sí, desaprovechando de esta forma una efectiva coordinación de la defensa así como un exitoso resultado de las misiones. En muchas ocasiones ha sucedido que ni los Tiger ni los Hornissen ni los cañones de asalto han tenido conocimiento de que operaban de forma conjunta. Este tipo de operaciones son extremadamente peligrosas pues durante el amanecer y el anochecer los Hornissen vigilantes situados a grandes distancias han confundido en ocasiones a nuestros tanques con el enemigo, evitandose su destrucción en muchos casos en el último momento.

      Lo que en primer lugar debe de llevarse a cabo es la unificación de la completa defensa anticarro bajo el mando de un enérgico comandante cazacarros. Debe de reclamarse la coordinación personal de los comandantes de la defensa anticarro y de los comandantes de los tanques y cañones de asalto que participan en las operaciones. Debe de asegurarse a tiempo la necesaria coordinación de sus equipos de radio. En este sentido hay que destacar que las grandes diferencias entre los equipos de radiocomunicación es problemática. El atar a los comandantes y jefes a las divisiones y regimientos no es correcto: su sítio se encuentra sobre el terreno y su mando lo deben de ejercer desde vehículos de mando ó desde buenos puestos de observación.

      Los oficiales de la lucha anticarro dentro de las divisiones deben de asumir la realización de la defensa anticarro y dentro de sus planes de defensa se deben de tener en cuenta las posibilidades de operaciones de Hornissen y cañones anticarro de 8,8 cm remolcados (8,8 Pak mot.Z) para lo cuál deberán de realizar exploraciones del terreno. Operaciones con cañones anticarro de 8,8 cm remolcados deben de ser llevadas a cabo por el oficial de combate anticarro; las operaciones de los cañones anticarro medios y ligeros no debe de estar ligada a una 14. Compañía ó batallón cazacarros de la división sino en a las necesidades tácticas de la defensa anticarro.

      El servício general de alerta de tanques ha funcionado perfectamente. Agrupaciones de tanques y ataques de tanques individuales han sido comunicados siempre a tiempo. En aquellos casos en los que se ha exagerado el número de tanques atacantes éste se ha podido corregir tras consultar a diferentes puestos de alerta. En un caso se habían comunicado por radio 84 tanques. Tras realizar varias consultas se certificó que se trataba de un error tipográfico: se trataba de 4 - 8 tanques.



Ir a comienzo de página