Tras las negativas experiencias vividas durante 'Zitadelle' y mediante este documento, redactado el 7.10.1943 por el comandante de la 16.Pz.Gren.Div. el Generalleutnant Gerhard Graf von Schwerin, se pretende concienciar a los jefes de la infantería sobre las especiales características del cazacarros Ferdinand y lo que éstas suponen para las tropas de este arma que combaten junto a él.
Con el objetivo de asegurar una exitosa cooperación entre la infantería y los tanques Ferdinand hay que tener en cuenta una série de caracteristicas especiales de este superpesado tanque.
  1. El tanque Ferdinand posee un peso de 75 toneladas. Por este motivo sobre el campo de batalla es mucho menos maniobrable que el Tiger. El terreno a recorrer debe por este motivo ser mejor inspeccionado que con el Tiger.

  2. El enorme peso del tanque dificulta la realización de las reparaciones más elementales. Ejemplo: Para cambiar una cadena se precisa de una grúa pesada para elevar el tanque. Sobre el campo de batalla y bajo fuego del enemigo es practicamente imposible el realizar reparaciones en el tanque. La avería de un Ferdinand en la proximidad del enemigo es un asunto poco agradable. Sucede esto en terreno ocupado por el enemigo ó dominado por su fuego, el tanque suele tener que ser volado por lo aires. Durante el ataque a Kursk se perdieron de esta forma varios Ferdinand que habían penetrado profundamente en terreno enemigo y que por los efectos del fuego de artillería enemigo habían sido separados de la infantería. Se ha de tener ademas en cuenta que los motores del Ferdinand, debido al enorme peso del tanque, solo soportan un recorrido muy reducido. Los motores de los Ferdinand que operan en esta zona están ya totalmente desgastados por lo que son muy delicados y son propicios a averiarse.

  3. El Ferdinand dispone solamente de su cañón. Dentro de la zona ocupada por la infantería enemiga, sin ametralladora y sin cañón de 2 cm, se encuentra bastante indefenso frente a los ataques de las tropas antitanque. El cañón no puede girarse. Si ha de disparar hacia la derecha ó a la izquierda ha de girarse el vehículo entero, lo que debido a su pobre maniobrabilidad requiere de mucho tiempo. El gran ángulo muerto de 200 metros es en estos casos tambien un gran inconveniente. Por todos estos motivos el Ferdinand es totalmente inadecuado para penetrar en territorio enemigo sin apoyo.

  4. El tanque Ferdinand es una objetivo enorme que siempre que entra en combate atrae fuego pesado enemigo por todas direcciones. Es imposible durante el ataque avanzar con el tanque y la infantería, pues ésta sufrirá irremediablemente importantísimas pérdidas.

El tanque Ferdinand dispone de las siguientes ventajas:
  1. Su blindaje es tan potente que proyectiles enemigos de hasta 12,2 cm practicamente no le pueden afectar. Durante los combates en la cabeza de puente de Saporoshje no se ha perdido ni un solo Ferdinand por fuego enemigo. En cambio un Ferdinand que había penetrado demasiado en terreno enemigo fué volado por los aires por un grupo de combate anticarro.

  2. El cañón del Ferdinand dispone de una potencia de fuego extraordinaria. Puede convertir en chatarra cualquier T-34 ó KWI a grandes distancias.

  3. En combinación con Sturmpanzer, que puede disparar a distancias muy cortas granadas de 15 cm, los dos tanques pueden desarrollar una potencia de fuego terriblemente destructiva.

Teniendo en cuenta las ventajas y las desventajas del Ferdinand y del Sturmpanzer, hay que llegar a las siguientes conclusiones en referencia a la cooperación con la infanteria:
  1. No se trata de tanques de apoyo a la infantería. Ambos tienen que actuar detrás de la infantería y atacar con sus armas los objetivos que se encuentran frente a ella. El tratar de cobijarse detrás de los a primera vista seguros tanques no tiene sentido y acaba generalmente con terribles pérdidas.

  2. Al adentrarse en territorio enemigo los Ferdinand y Sturmpanzer deberán de ser acompañados por Panzer III y IV, que con su rápido fuego de defensa pueden mantener alejados a las tropas anticarro de proximidad. Cuando existan tropas transportadas en vehículos semiorugas estas acompañarán el ataque de los Ferdinand.

  3. Si la infantería logra aprovechar habilmente la protección recibida por el enorme fuego de los Ferdinand y Sturmpanzer así como cubrir con fuego concéntrico las zonas de penetración, la infantería podrá contar con un buen éxito del ataque. Ahora bien, una condición esencial debe ser una cuidadosa exploración del terreno antes del inicio del ataque así como la comunicación entre los jefes de los Ferdinand y de la infantería sobre los planes y desarrollo de las operaciones.

Espero que estas directivas sobre la cooperación con los tanques Ferdinand y Sturmpanzer sean lo más rápido posible interiorizadas por todos los oficiales, especialmente por los comandantes de batallones y regimientos. El Ferdinand y el Sturmpanzer son actualmente las mejores armas de ataque de las que dispone nuestro ejercito. El emplearlas como se debe y de forma inteligente dotará a la infantería de buenas perspectivas de éxito y reducirá sus pérdidas.



Ir a comienzo de página