Interesantísimo documento redactado el 23.12.1943 por el General de Artillería en el Estado Mayor del Ejercito, Fritz Lindemann, dirigido al Jefe del Estado Mayor. Lindemann destaca la importancia y eficacia de la artillería de asalto y las negativas consecuencias de la política de disgregación de la producción de cañones de asalto entre las diferentes armas del ejercito.

El desarrollo de la Artillería de Asalto (Sturmartillerie)


  1. La importancia táctica de la Sturmartillerie.

    La Sturmartillerie es para nuestra infantería, enfrentada a menudo a misiones casi imposibles de llevar a cabo, realmente la columna vertebral y allí donde actúa, generalmente es determinante en los resultados de la lucha.

    Su función no puede sobrevalorarse. Las opiniones de los comandantes de todos las armas coinciden en este punto.

    La efectividad de la Sturmartillerie se basa en:

    1. Un arma tecnicamente formidable, desarrollada por la artillería desde 1936 como un vehículo blindado para apoyo directo de la infantería.

    2. El hecho de que la Sturmartillerie representa la elíte dentro del gran arma de la artillería (1,3 cruces de caballero por batallón).

    3. Una muy concienzuda formación de tiro en base a los principios de la artillería.

    4. Un profundo análisis y adquisición de todas las experiencias tácticas y técnicas obtenidas en combate, un mérito especial de la escuela de cañones de asalto (Sturmgeschützschule) de Burg.


    El Panzeroffizier beim Chef Gen.Stab en su escrito Nr.1063/43g.Kdos del 6.12.1943 y en base a diferentes documentos estadísticos, ha llegado a la conclusión de que el Sturmgeschütz :

    1. De todos los vehículos blindados es el que más bajas enemigas ha provocado,

    2. De todos los vehículos blindados es el que menos bajas ha sufrido,

    3. De todos los vehículos blindados es el que mayor porcentaje de vehículos operativos ha alcanzado.

    El por la artillería desarrollado Sturmgeschütz se ha convertido, en base a su función inicial, en el arma blindada más eficaz en el campo de la infantería.

    La Sturmartillerie hasta ahora ha destruido 12.000 tanques.


  2. Probable desarrollo en el futuro transcurso de la guerra.

    El consumo de la fuerza del fisica y psicologicamente desgastado luchador individual, como puede observarse en toda larga guerra, pone cada vez más de manifiesto la importancia de la artillería. Muchos altos comandantes certifican que el combate se lleva a cabo principalmente con la artillería. La punta de lanza de la artillería, en base a su función de exonerar en todos los aspectos a la infantería, es la Sturmartillerie.

    El enemigo, cuyos cañones de asalto están organizados en regimientos pertenecientes a la artillería del ejercito (orden de la administración principal de la artillería del Ejercito Rojo de Marzo de 1943), subraya en sus directivas, entre otros puntos, que los regimientos de cañones de asalto solamente alcanzarán su máxima potencia de fuego cuando el regimiento entero opere contra en coordinación con la infantería y los tanques. El enemigo valora los efectos del fuego de los cañones de asalto desde posiciones abiertas y a distancias de hasta los 1.000 m como "decisivos para lograr el éxito de un ataque de la infantería".

    Las directivas para las operaciones de la artillería de asalto rusa preveen el uso de los cañones de asalto de la siguiente forma:

    1. Como arma de apoyo de la infantería, tanques ó caballería contra la dirección principal del ataque.

    2. Como reserva de combate para repeler contraataques enemigos.

    3. Como apoyo artillerístico de profundidad de los tanques.


    Estas directivas resaltan la importancia de este arma, su agrupación táctica sobre el campo de batalla con el objetivo de crear un centro de gravedad (Schwerpunktbildung) y deben de ser evaluadas como muy oportunas.

    La forma en la que el ruso evalúa nuestra Sturmartillerie queda reflejada en una orden del mariscal de la artillería Woronow del 2.7.43, donde se escribe (extracto):

    Al combate de los cañones de asalto enemigos hay que darle la máxima importancia y deben de usarse todos los medios posibles para lograr su destrucción:

    1. Debe de informarse tanto a los oficiales como a la tropa sobre los cañones de asalto. Estos deben de poder diferenciarlos de un tanque.

    2. Los servidores de fusíles antitanque deben de recibir una formación especial para el combate contra cañones de asalto.

    3. Al combatir tanques enemigos con la artillería, siempre que sea posible, han de ser localizados primero los cañones de asalto que les acompañan y contra estos se habrá de abrir el fuego en primer lugar.

    4. Los cañones empleados para hacer fuego directo deberán siempre, mientras no tengan que defenderse, disparar en primer lugar contra los cañones de asalto.

    5. pp.

    6. En base a la orden del comisariado popular para la defensa, n° 0387 del 24.6.43, todo aquel que se haya distinguido por la destrucción de cañones de asalto recibirá una condecoración.


    El ruso dispone en sus cañones de asalto de los siguientes calibres:

    7,62 cm sobre chásis de T 70
    8,5 cm sobre chásis de T 34
    12,2 cm sobre chásis de T 34 (parece ser que poco eficaces)
    15,2 cm sobre chásis de KW
    20,3 cm sobre chásis de KW (se dispone de la información, todavía no ha aparecido en combate)


    En base a documentos capturados así como testimonios de prisioneros existen:

    Regimientos de cañones de asalto ligeros con 5 baterías (7,6 cm)
    Regimientos de cañones de asalto medios con 4 baterías (8,5 cm)
    Regimientos de cañones de asalto pesados con 6 baterías (15,2 cm)


    A lo largo del nuevo año que viene y en el campo de lucha de la infantería, van a chocar por lo tanto en muchas ocasiones cañones de asalto alemanes y rusos. El resultado de estos combates va a decidir sobre el destino de la infantería sobre el lugar.


  3. Conclusiones:

    1. Aumento de la producción de cañones de asalto - ya ordenado por decisión del Führer

    2. En base a la uniforme organización de la artillería de asalto rusa, organización conjunta de la Sturmartillerie, pues se dispone de todos los medios:

      1. Las armas

      2. El personal

      3. Los medios de formación (escuela de cañones de asalto de Burg) para el análisis de las experiencias ganadas en los combates


    En la realidad este arma se encuentra fragmentada, pues los cañones de asalto, a fecha de 1.12.43, se encuentran en:

    54 % dentro de la Sturmartillerie
    25,3 % dentro de la Panzerwaffe
    5,5 % con los cazacarros de las divisiones de infantería
    2,2 % dentro de las divisiones de campaña de la Luftwaffe
    13 % dentro de las Waffen-SS


    Análisis de esta situación:
    El arma más eficaz en el campo de la infantería es organizativamente fragmentada en lugar de ser estrechamente agrupada, para así poder aprovechar las experiencias obtenidas por la Sturmartillerie en combate de una forma uniforme en los centros de formación así como para poder llevar a cabo la creación de nuevas formaciones con oficiales, suboficiales y tropa con experiencia, como sucede naturalmente dentro de la Sturmartillerie.

    Frente a la artillería de asalto rusa, uniformemente organizada y en combate dirigida por jefes de la artillería, se encuentran los cañones de asalto alemanes, organizativamente fragmentados entre divisiones de artillería, de la Panzerwaffe, de Panzergrenadiere, dentro de unidades cazacarro en divisiones de infantería, dentro de divisiones de campaña de la Luftwaffe ó de las Waffen-SS. El arma más eficaz de nuestra gravemente tocada infantería, es tacticamente fragmentada en diferentes armas y se le priva de una formación táctica así como de una forma de operar uniforme, a pesar de existir todos los requisitos personales y materiales para ello. No puede esperarse de esta forma el obtener la mayor eficacia posible.

    Se reconoce la necesidad de la Panzertruppe de asumir una parte de la producción de cañones de asalto, siempre y cuando se trate de un número reducido de vehículos y estos sean imprescindibles para las divisiones acorazadas. En cambio se pone en duda el que unidades cazacarros que hasta ahora han estado equipadas con cañones antitanque sobre ruedas, asuman cañones de asalto, pues la adaptación a los vehículos blindados es para estas unidades algo totalmente nuevo. Esta falta de experiencia se pagará en el frente con más pérdidas de personal y material.

    Por este motivo se debe de reclamar que las unidades cazacarros que hayan de ser rearmadas con cañones de asalto, sean asignadas a la artillería. Estas unidades serían organizadas de la forma que ya se ha comentado con anterioridad en varias ocasiones, mezclando experimentados oficiales, suboficiales y tropa de la Sturmartillerie, sacando así el máximo provecho para aliviar a la infantería.

    Frente al uniformemente dirigido desarrollo técnico de los cañones de asalto rusos, se encuentra el alemán de nuevo ante un dualismo, pues según las ordenanzas del Inspector General de la Tropa Acorazada los "cañones de asalto pesados" están subordinados a él, los ligeros no. La diferencia entre ambos no es clara.

    Se debe de reclamar que para el desarrollo técnico de la Sturmartillerie, al igual que para su organización y empleo táctico, exista un único responsable.

    El enemigo desarrolla cañones de asalto superpesados que en algún momento quizás no puedan ser combatidos con cañones de asalto armados con 7,5 cm y 10,5 cm. Sorpresas en este campo pueden tener consecuencias muy desagradables.

    Se ha de señalar que se está extrangulando a la Sturmartillerie:

    1. En su desarrollo técnico, pues falta la diferenciación con la Panzerwaffe.

    2. En su estructura de organización, pues la producción de vehículos está fragmentada.


    Desde la convicción de que en combate contra un creciente número de cañones de asalto y tanques rusos, la Sturmartillerie durante el año que viene va a ver incrementada su importancia en los campos de batalla, me veo en la obligación de proponer de nuevo el desarrollo orgánico de una Sturmartillerie con una formación uniforme.

    1. Reduciendo el número de cañones de asalto producidos entregados a las Panzerdivisionen y Panzer-Grenadierdivisionen (periódo de transición).

    2. Asignando las unidades cazacarros que deban de ser rearmadas con cañones de asalto a la Sturmartillerie.

    3. Diferenciando claramente el desarrollo técnico y la responsabilidad entre:

      1. La Panzerwaffe: Tanques (con torreta) en Panzer- y Pz.Gren. Divisionen con el fín de actuar operativa y tacticamente de forma independiente.

      2. La Sturmartillerie: Cañones de asalto (sin torreta) de todos los calibres dentro de batallones de cañones de asalto como tropa del ejercito con el fín de cooperar de forma directa con la infantería.


Ir a comienzo de página