Documento dirigido el 25 de Enero de 1945 por el 'Inspector General de las Tropas Acorazadas / Sección de Instrucción Ia' al 'General de la Infantería en el OKH / Comisión instrucción nocturna' y que contiene una série de consejos y experiencias relacionadas con operaciones nocturnas de cañones de asalto.

Nota: El contenido de este documento es realmente un actualizado extracto de un documento interno redactado en Octubre de 1943 por la Escuela de Cañones de Asalto de Burg (Magdeburg).

Instrucción nocturna de todas las Armas


A) Instrucción individual


El comandante



I. La dirección del vehículo durante la marcha
  1. Durante marchas nocturnas conducir lento y con cuidado. El comandante apoya en todo momento al conductor (sistema de comunicación de a bordo). En trayectos dificiles abandonar el vehículo y guiar al conductor mediante señales de mano. Al reiniciar la marcha tras haber realizado una breve pausa no quedar rezagado y perder el contacto, por lo que será necesario mantener contacto hacia delante y detrás (motoristas, personas a pie). No dormirse. Controlar el nivel de iluminación. Controlar el buen fucionamiento del sistema de marcha nocturna (Nachtmarschgerät). En la zona de operaciones cubrir las luces de freno.

  2. El comandante debe de conocer tanto el recorrido como el destino de la marcha. Estudiar con esmero los mapas (realizar planos). Memorizar el trayecto. En caso de dudas generalmente realizar una pausa y explorar el camino.

  3. Mantener las distancias entre vehículos cortas; mantener contacto visual. Dirigir durante la marcha a los cañones de asalto mediante señales (linterna).

  4. Regular el adelantamiento de vehículos. Solamente permitir el adelantar en carreteras lo suficientemente anchas así como en trayectos rectos y claros. Informar al conductor y dejar adelantar mediante señales de mano utilizando la linterna con filtro verde.

  5. En zonas estrechas, puentes, ferrys, etc. el comandante abandonará el vehículo y mediante señales de mano guiará al conductor. Atenerse a las ordenes de ingenieros así como de los órganos de regulación del tráfico! Al atravesar puentes siempre que sea posible no realizar cambios de dirección.

  6. Durante cualquier parada abandonar e inspeccionar el vehículo! Preveer un regulador de tráfico. Mantener las distancias así como libres los cruces, curvas, puentes y estrechamientos de calzadas. En la calzada solamente permitir la estancia de personal encargado de la regulación del trafico ó bien encargado del mantenimiento del vehículo. Cuando el vehículo esté listo para circular informar al jefe de pelotón.

  7. En caso de avería girar rapidamente hacia la derecha. Asignar a un soldado con linterna para regular el tráfico. Asegurar suficiente combustible para poder continuar y absolver la marcha. Tras haber sido reparado el vehículo continuar con la marcha a velocidad normal. Asumir la posición correcta dentro del convoy durante la próxima pausa.

II. Trabajos y obligaciones durante la fase de preparación
  1. Fijar recorridos de entrada y salida y mantenerlos libres. Camuflaje, protección, seguridad.

  2. Realizar exploraciones metódicas. En caso de disponerse de tiempo necesario el conductor y el suboficial artillero deberán de participar en ellas (características topográficas del terreno, obstáculos, memorizar puntos destacados, etc.).

  3. Controlar la disponibilidad operativa del cañón de asalto y de las armas de mano. Incorporar personal de ayuda (mecánico de tanques, mecánico de sistemas de radios, ayudante armero). Cuidado al comprobar los equipos de radio (silencio de radio!). Amunicionar, repostar y cuidado del vehículo. Completar las piezas de recambio transportadas en el cañón de asalto.

  4. Tras haber realizado todos los trabajos permitir que la tripulación del cañón de asalto descanse.

III. Dirección del cañón de asalto durante el combate
  1. Aspectos generales

    1. Conocimiento exacto del terreno. Durante operaciones diurnas poner especial atención al estado del terreno así como a zonas pantanosas y memorizarlas para las operaciones nocturnas. Desfiladeros y barrancos son especialmente peligrosos.

    2. Mantener con otros cañones de asalto muy estrecha comunicación. La noche exige una meticulosa observación del campo de batalla. Ademas del reconocimiento visual no olvidar el reconocimiento auditivo (apagar el motor). Mantener la disciplina de fuego.

    3. Apuntar objetivos a grosso modo moviendo el cañón de asalto.

    4. Utilizar en abundancia la metralleta y la ametralladora (camuflaje del ruido)

    5. Iluminar el campo de batalla disparando bolas luminosas (Leuchtkugeln) blancas. Reclamar que esto tambien sea realizado por la infantería. El incendiar casas, paja, etc. detrás de las líneas enemigas puede ser ventajoso.

    6. Advertir a la infantería antes de realizar cambios de dirección con el cañón de asalto.

    7. Rechazar con determinación y de una forma clara misiones individuales y de combate para las que durante la noche los cañones de asalto no son idóneos.

    8. Mantener contacto visual con los ingenieros asignados. Ellos asumen la protección de cercanía del cañón de asalto. Mientras los ingenieros realizan sus trabajos (limpieza de campos de minas, creación de callejones en obstáculos, etc.) los cañones de asalto asumen su protección. Convenir señales luminosas.

    9. Mantener muy estrecha conexión con la infantería así como los granaderos de apoyo (Begleitgrenadiere).

  2. Combate contra tanques
    Premisa: conocimiento de los tanques enemigos, de sus zonas débiles, sus peculiaridades y características técnicas.

    1. Al reconocer tanques enemigos dar inmediatamente alarma acorazada (Panzeralarm). Orientar por radio al resto de los cañones de asalto. Para poder realizar reconocimiento auditivo apagar frecuentemente los motores.

    2. Mantener preparadas las armas antitanque (Panzerfaust, etc.).


El artillero


I. El alcanzar la capacidad de combate igual que durante el día, además de la iluminación del equipo de puntería.

II. El apuntar
  1. Solamente puede realizarse tras un trabajo preciso y limpio. La rapidez no debe nunca conducir a la imprecisión. Incluso ante la inesperada aparición de objetivos apuntar de forma precisa y tranquila.

  2. Cuando debido a la baja visibilidad sea casi imposible el apuntar, el artillero deberá de mejorar su visión mediante frecuentes observaciones del terreno.

  3. Durante marchas nocturnas el artillero toma posición en la parte frontal exterior del cañón de asalto para así evitar bloqueos ó choques contra otros cañones de asalto.

  4. Al descubrir armas antitanque apuntar aproximadamente y combatirlos sin pérdida de tiempo. Poner especial atención a fogonazos (Mündungsfeuer).


El conductor


El conducir en la oscuridad ó durante la noche exige unos requisitos especialmente altos a la maestría técnica del conductor. Esto es especialmente válido durante la conducción en la cercanía del enemigo. Para no revelar la zona de preparación ó el punto de salida de un asalto, debe de conducirse produciendo el menor ruido posible. El conductor debe de tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. El motor debe de funcionar sin practicamente hacer ruido, es decir, a menos de 800 revoluciones por minuto.

  2. La marcha debe de seleccionarse de forma que basten 300 revoluciones por minuto para avanzar (primera ó segunda marcha).

  3. Antes de iniciar la marcha el conductor debe de asegurarse del correcto funcionamiento de los silenciadores para que de esta forma se reduzca el ruido de los tubos de escape.

  4. Antes de alcanzar la zona de preparación ó el punto de salida del asalto es absolutamente necesario que el comandante y el conductor exploren el terreno. Marcar especialmente las zonas dificiles. El comandante desde fuera del cañón de asalto y mediante señales de mano dirige al conductor. Acordar anteriormente señales luminosas.

  5. Siempre que sea posible evitar cambios bruscos de dirección que conlleven un aumento de las revoluciones del motor.

  6. Debe de entrenarse el ajustar los frenos y el cambio de cadenas en la oscuridad.


El cargador


I. Marcha:
Mantener contacto visual hacia detrás (linterna)

II. Combate:
Protección de cercanía hacia la derecha. Utilizar metralleta, ametralladora y granadas de mano. mantener contacto visual y auditivo con el cañón de asalto vecino situado a la derecha. Mantener contacto con los granaderos de apoyo y la infantería. Memorizar la posición de los diferentes tipos de munición.

III. Radio y telegrafía:
Uso de los documentos de radio y telegrafía con poca luz. Montaje del equipo de radio y telegrafía. Reparación de pequeños fallos.


Radiotelegrafista 30 vatios


Durante entrenamientos nocturnos debe de ponerse especial atención a:
  1. Montaje del equipo en los vehículos
  2. Preparar el equipo para su uso
  3. Iniciar la emisión de mensajes
  4. Reparación de pequeñas averías
  5. Recibir y emitir mensajes
  6. Descifrar


B) Instrucción conjunta


Marcha.
Preparación: La marcha nocturna de una unidad de cañones de asalto exige mucho. Todos los principios válidos para las marchas diurnas deben de respetarse tambien durante la noche. Una marcha nocturna solamente se desarrollará sin imprevistos cuando sea bien preparada.

Exploración y reconocimiento todavía durante el día. El jefe del comando de reconocimiento debe de ser el tripulante con más experiencia dentro de la batería. El número de integrantes del comando se basa en la extensión del terreno así como la situación particular. Además de medios para mejorar el terreno cada hombre del comando deberá disponer de una linterna. Es primordial que existan claros objetivos para la misión de reconocimiento.

El emitir ordenes preliminares permite a los subjefes el tomar decisiones y planear con antelación.

Realización de la marcha: antes de iniciar la marcha deberá de informarse a todo hombre integrante de la batería sobre:

Situación general
Objetivo de la marcha
Recorrido de la marcha
Organización de la batería durante la marcha

En caso de no disponer de mapas deberá de entregarse a cada jefe de escuadra (Staffelführer) un plano realizado a mano con el recorrido.

Dividir a la batería en dos convoys:
  1. Vehículos de orugas
  2. Vehículos de ruedas

La regulación del tráfico es durante marchas nocturnas muy importante. Ademas de cortar calles secundárias y dirigir el tráfico en cruces de carreteras deberán de informarse sobre todo tipo de obstáculos. El responsable de la regulación de tráfico es el jefe del respectivo convoy. En caso de que la batería esté integrada dentro de un grupo de combate mayor la regulación del tráfico será organizada por los respectivos órganos. Es absolutamente necesario el establecer comunicación con antelación. Deberán de obedecerse sus ordenes y directivas, Solamente se utilizará luz para la emisión de señales. Se debe de evitar, especialmente en cercanía de la primera línea, el producir ruido innecesario. El uso del faro de camuflaje (Tarnscheinwerfer) dependerá de la situación. Se deberá de convenir el nivel de iluminación.

Disciplina de marcha:
Especialmente durante la noche debe de guardarse la disciplina de marcha. En caso de que personal concreto deba de descansar durante la marcha esto deberá de ser ordenado explicitamente. Las distancias de marcha deben de cumplirse para así evitar que el convoy se descomponga. En caso de congestiones un miembro de la tripulación deberá de abandonar el vehículo y comunicarse con los cañones de asalto vecinos y advertir al conductor cuando este pueda avanzar. Tras cualquier parada deberá de controlarse si los vehículos posteriores todavía se encuentran en su posición. En caso de que no sea así comunicarlo directamente. En recorridos dificiles el comandante se mantendrá en el exterior del vehículo y dirigirá al conductor.

Velocidad de marcha:
Dependerá del tipo y estado del terreno así como del tiempo. Velocidad media para vehículos de orugas entre los 6 y los 7 Km/h, vehículos de ruedas entre 15 y 20 Km/h. El jefe del primer vehículo debe de tener en cuenta que la velocidad del convoy entero depende de su velocidad.

Durante la marcha nocturna realizar frecuentes paradas para la revisión técnica. De vez en cuando realizar cortas paradas para asegurar que no se hayan perdido vehículos. Evitar el uso de cualquier tipo de luz innecesaria. Aprovechar cualquier parada para la revisión técnica y no para dormir. Los jefes de pelotón y escuadra deben de controlar a su gente. Durante la noche tambien deberá de utilizarse camuflaje.

Protección:
Con el fín de asegurar la protección de los convoys de marcha todo hombre debe de tener sus armas de mano en todo momento a su disposición. Los cinturones con cartucheras deben de mantenerse abrochados. En caso de ser atacados duante la marcha los jefes deben de actuar con rapidez y energía. Creación de pequeños grupos de combate.


Preparación.
La zona de preparación durante la noche se encontrará generalmente más cercana a la primera línea que durante el día. Motivo: evitar largas marchas de la zona de preparación al punto de partida del asalto. Para su elección deberán de tomarse en cuenta los siguientes puntos:
  1. Tambien durante la noche la zona de preparación debe de encontrarse fuera del alcance de visión enemigo (por tierra y por aire).

  2. Debe de encontrarse alejado de puntos marcados en mapas (especialmente carreteras).

  3. Debe de encontrarse siempre que sea posible fuera del centro de gravedad del fuego de atillería enemigo.

  4. Debe de tenerse en cuenta que la zona de preparación tambien puede tener que ser utilizada durante el día.

  5. El suelo debe de ser transitable para los cañones de asalto.

Al ocupar la zona de preparación durante la noche deberá de asignarse a cada cañón de asalto su posición exacta. Preveer personal para este fín. Está absolutamente prohibido el uso de cualquier tipo de iluminación. Señales para dirigir a los cañones de asalto se realizarán mediante la luz de un cigarrillo. Apagar los motores y eliminar marcas de cadenas del suelo.

Tambien durante la noche mantener en la zona de preparación a los cañones de asalto separados: posiciónarlos de forma que sea posible abandonar lo más rápido posible la zona de preparación. Este recorrido deberá de ser estudiado a pie por el comandante y el conductor. Evitar cualquier tipo de ruido. Tras haber tomado posición en la zona de preparación deberán de llevarse a cabo directamente los trabajos de reparación y mantenimiento necesarios.

Asegurar la zona de preparación en todas direcciones. Se aconseja posicionar los cañones de asalto en forma de un gran cuadrado; en su centro posicionar el resto de los vehículos. En zonas especialmente peligrosas (partisanos) un miembro de la tripulación por cada vehículo deberá de mantenerse despierto para así evitar el ser arrollados por el enemigo.


Punto de partida del asalto.
Elección del punto de partida del asalto: debe de tenerse en cuenta que este punto será tomado poco antes de inicarse las operaciones de asalto y que a pesar de que debe de encontrarse cerca de la primera posición de fuego se debe de mantener su posición en secreto. Por estos motivos el punto de partida del asalto debe de cumplir con los siguientes aspectos:
  1. Debe de encontrarse protegido, tambien durante la noche, de la observación enemiga (paracaidas luminosos, cazabombarderos nocturnos)

  2. Debe de asegurarse la comunicación entre los diferentes cañones de asalto

  3. Estrecha comunicación con las unidades de infantería para de esta forma asegurar al início de las operaciones la entrada en combate conjunta.

  4. El recorrido debe de ser transitable durante la oscuridad

Tomar posición del punto de partida del asalto:
Detallada exploración del recorrido todavía durante el día. Durante la noche asignar hombres para la señalización. Está absolutamente prohibido usar cualquier tipo de iluminación.

Conducir en la marcha más pequeña y evitar cualquier ruido innecesario. Utilizar fuego de artillería ó de armas pesadas para camuflar ruidos producidos al cambiar de marcha. Una vez alcanzada la posición apagar rapidamente el motor. Camuflaje y cavar trincheras de protección. Evitar cualquier movimiento innecesario. Convenir señales luminosas a utilizar en caso de alarma.


Combate.
Aspectos generales:
Un combate nocturno solo será llevado a cabo si este ha sido bien planeado. La dirección del combate se vé durante la noche extremadamente dificultada. La influencia de todos los jefes es muy reducida. La orientación, exploración, protección, comunicación, movimiento y especialmente la lucha son mucho más dificiles de llevar a cabo que durante el día.

Preparación:
El perímetro de una operación nocturna así como sus objetivos deben de ser limitados.
Exploración del terreno y anterior comunicación entre la artillería de asalto, la infantería y la artillería son absolutamente necesarios. Acordar con la infantería las señales luminosas a utilizar. Iluminación del campo de batalla. Asignación de grupos de choque de ingenieros e infantería.

Realización:
No todas las noches son aptas para llevar a cabo un ataque nocturno. Debe de existir un mínimo nivel de visibilidad. El ataque debe de poseer un objetivo limitado. Grandes distancias deben de ser salvadas en combates por sectores. Los granaderos deben de acompañar estrechamente a los cañones de asalto. Protección contra tropas de destrucción anticarro. Estrecha comunicación entre los jefes de los cañones de asalto y la infantería. Los grupos de choque de infantería asignada no deben de avanzar delante de los cañones de asalto. Se aconseja el transportar sobre los cañones de asalto a los grupos de choque asignados hasta poco antes de iniciar el asalto. Los grupos de choque avanzan en los laterales y entre los cañones de asalto. Los cañones de asalto combaten objetivos de grandes dimensiones como cañones anticarro, bunkers, etc. Objetivos de pequeñas dimensiones no pueden ser avistados. Debe de existir contacto visual entre los diferentes vehículos. Operación conjunta de la batería entera no será en ocasiones posible, en estos casos dividirla por pelotones. Asignación de objetivos a la infantería mediante munición luminosa. En caso de disponerse de ellos, asignación de objetivos desde el cañón de asalto mediante proyector de tiro (Schiess-Scheinwerfer): un cañón de asalto dispara y el otro ilumina. El consumo de munición durante la noche es extremadamente alto. Tras haber alcanzado el objetivo los cañones de asalto mantendrán sus posiciones en primera línea hasta que la infantería haya asegurado sus posiciones defensivas. La retirada de los cañones de asalto del campo de batalla se realizará siempre que sea posible a través de carreteras.

Reparación:
A diferencia de la conducción, la realización de reparaciones sin luz no es posible. Durante trabajos de reparación al descubierto y en cercanía del enemigo tratar de reducir la emisión de luz, por ejemplo mediante los toldos de los cañones de asalto ó lonas de camiones. La iluminación se realizará con una lámpara magnética ó lámpara de 12 voltios alimentada por las baterías del vehículo. Solamente emplear para estos trabajos a profesionales que sepan lo que hacen y que posean de suficiente experiencia. Requisito aquí tambien válido es el trabajar sin hacer ruido.

Servício de remolque y recuperación:
La recuperación de un cañón de asalto durante la noche y en la proximidad del enemigo es para la escuadra de recuperación una tarea muy complicada. Evitar debido a su tamaño y debilidad, siempre que sea posible, el uso de remolcadores pesados. Siempre que sea posible y el terreno lo permita remolcar el cañón de asalto mediante otro cañón de asalto. Vehículos dañados por minas deberán de ser provisionalmente reparados en el mismo lugar donde se encuentren de forma que estos puedan abandonar la primera línea de combate por sí solos. En caso de no ser esto posible remolcarlos mediante otro cañón de asalto.

Debe de tenerse en cuenta lo siguiente:
  1. Conducir sin hacer practicamente ruido con como máximo 800 revoluciones por minuto y evitar bruscos cambios de dirección que suponen un aumento de las revoluciones del motor.

  2. El remolcador circula en la primera marcha a 1000 revoluciones por minuto. Utilizar el cabrestante, si es necesario con cables dobles ó triples y uso de rodillos de desvío. En caso de ser necesario el remolque se puede realizar empleando varios remolcadores.

  3. El jefe de la escuadra de remolcadores así como el conductor del remolcador deberán de recorrer anteriormente el terreno a pie. Si es posible apoyo por el mismo comandante del vehículo que debe de ser remolcado.

  4. Antes de emplear un remolcador es obligación del jefe de la escuadra de recuperación el asegurarse de la existencia en él de las herramientas y accesorios necesarias así como de su correcto funcionamiento.

  5. Instrucciones para la recuperación y remolque de tanques se encuentran en la directiva D 659/4


Ir a comienzo de página