Informe redactado en Septiembre de 1943 por encargo del comandante supremo 'sur' (Oberbefehlshaber Süd) donde se presenta un escueto pero muy crítico resumen de las experiencias obtenidas con el obús blindado autopropulsado 'Wespe' así como el descontento con la calidad del personal de reemplazo, especialmente de los conductores y mecánicos.

Sobre las experiencias obtenidas con el l.F.H. (Sfl.-Wespe) y propuestas por parte de la tropa

l.F.H. (Sfl.-Wespe)

I. Tras una visita del oficial de tanques superior (Höherer Panzer Offizier) a las divisiones bajo su mando y en conformidad con la tropa, se ha llegado a la conclusión de que el l.F.H. (Sfl.-Wespe) no es adecuado para actuar en este frente de guerra debido al carácter montañoso del terreno.

Las elevadas pérdidas de Sfl. se explican de la siguiente forma:
  1. El chásis del Sfl. es para la marcha así como para el disparo (retroceso) demasiado débil, razón por la que el motor, el cambio de marchas así como la suspensión se ven afectados por un desgaste excesivo.

  2. La consecuente gran demanda de recambios no puede cubrirse.

  3. Los talleres no logran realizar los trabajos de reparación y mantenimiento.

  4. Las capacidades de recuperación y remolque de vehículos durante movimientos de repliegue no son suficientes.

  5. La velocidad de marcha del Sfl. es extremadamente inferior a la velocidad de marcha de los tanques, por lo que la ventaja del Sfl. frente a la artillería remolcada, basada en poder ofrecer en todo momento un rápido apoyo de fuego, es ilusoria. En el avance los Sfl. se encuentran siempre en última posición y en movimientos de repliegue los Sfl. han de ser despedidos los primeros para proporcionarles así una ventaja, de forma que en caso de producirse un ataque enemigo no pueden tomar parte en los combates.

    Hay que añadir ademas la mala formación de los conductores así como la falta de experiencia de los empleados en los talleres así como de los mecanicos de tanques.

    Por estos motivos muchos vehículos que bajo otras condiciones hubieran podido conservarse, se han perdido ó han tenido que ser volados. Las desventajas del Sfl. en la actualidad sobrepasan de tal modo las ventajas, que las divisiones aceptarían de buen agrado una reestructuración de los actuales batallones ligeros autopropulsados (l.Sfl-Abteilungen) a batallones motorizados remolcados (Abteilungen mot (Z).

II. Propuestas de la tropa

Con el objetivo de reducir al mínimo las averías en vehículos de cadenas, las divisiones proponen:
  1. De forma paralela al reparto de los vehículos entre la tropa deberían enviarse automaticamente pelotones ó compañías de servício mecánico así como equipo de mantenimiento, para así en caso de producirse averías poder llevar a cabo las reparaciones pertinentes.

  2. La unificación de la instrucción de conductores y mecánicos de vehículos de cadenas en colegios especiales en la patria, pues la formación en los batallones de reemplazo e instrucción, debido al escaso número de vehículos escuela, la falta de combustible así como de personal especializado, es deficiente. La tropa estaría dispuesta a que cada uno de sus batallones prescindiera durante el reparto de vehículos de 4 ó 5 tanques, vehículos que deberían de entregarse en su lugar a las escuelas y que contribuirían a mejorar la instrucción de los conductores y mecánicos, hecho que se reflejaría más tarde en un menor número de pérdidas de vehículos y que compensarían suficientemente los vehículos no entregados en un principio durante el reparto.

  3. Los pelotones de recuperación y remolque pendientes, deben de ser entregados a la tropa, pues sinó es imposible llevar a cabo la recuperación de tanques averiados durante movimientos de repliegue.



Ir a comienzo de página